Argentina consiguió en la madrugada de ayer que las autoridades sanitarias chinas acepten los protocolos propuestos para que en los próximos meses se inicie la exportación de carne vacuna con hueso. Hasta el momento sólo se enviaban productos congelados pero sin hueso. La nueva apertura le generará al país un incremento en las ventas del 20 por ciento. Además, el gigante asiático también empezará a importar carne ovina y caprina.

La República Popular China es el principal comprador de la carne vacuna argentina y, por ende, el principal generador de ingreso de divisas. En el primer caso, y con datos a noviembre pasado, el volumen enviado fue de aproximadamente 86.500 toneladas sobre un total de 188.000 toneladas; es decir, se llevó el 46% de lo producido en el campo. El país asiático pagó un total de u$s363.000 millones, lo que significó un 31% del valor total exportado, que fue de u$s1.170 millones.

China | 85.000 toneladas de carne vacuna es lo que importó el país asiático hasta noviembre pasado, lo que representa un 46% de las 188.000 toneladas exportadas en 2017.

Con la posibilidad ahora de enviar productos congelados con hueso, "el volumen a exportar puede rondar en una primera etapa las 2.000 toneladas, lo que marcaría un crecimiento del 20%", destacó el economista del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), Miguel Jairala.

Respecto de los precios, no son los mejores, ya que oscilan los u$s1.800 la tonelada frente a los u$s12.000 que se paga en promedio por la carne enfriada sin hueso, que es difícil de llevar a China debido a la durabilidad del producto. Hoy la única forma de hacerlo es por vía aérea, siempre y cuando el pago que se hace por el producto valga la pena; de lo contrario, no hay rentabilidad que valga. El flete marítimo hacia China tarda 45 días contra los 15 días que conlleva el envío a Australia.

Con este escenario, Argentina deberá sacarle parte del mercado chino a Uruguay, que lidera los envíos con casi 5.000 toneladas por mes. Además están Australia, Estados Unidos y Chile.

Desde el Consorcio de Exportadores ABC, su presidente Mario Ravettino subrayó que el nuevo acuerdo "es importante porque el mercado del volumen va a permitir no sólo incrementar los cortes con hueso sino también empezar a trabajar en la promoción y comercialización de los cortes de calidad".

Ulises Forte, presidente del Ipcva, destacó al respecto: "La noticia nos lleva a redoblar los esfuerzos en el trabajo de promoción y posicionamiento en este mercado", y agregó: "El segundo paso será lograr el reconocimiento de calidad que tiene nuestra carne en el resto del mundo, porque en China recién nos están conociendo y hay países como Australia, que nos llevan décadas de ventaja".

Por lo pronto, se espera que la semana que viene llegue el borrador de los acuerdos y luego deberán viajar a China los funcionarios de Agroindustria para la firma del protocolo. A partir de ahí se entiende que en mayo próximo durante la SIAL China se concretarán las primeras negociaciones por parte de la industria.

Un tema no menor es el tipo de cambio, que le juega en contra a las empresas. La ayuda que recibe del Gobierno a través del reintegro por exportaciones caería en 2019.