La crisis por la que pasa la industria del libro en Argentina se cobró esta semana una nueva víctima al confirmarse el cierre de la filial local de SM, la reconocida editorial de textos escolares y literatura infantil. En total, entre 90 y 100 empleados quedaron en la calle.

Aunque empleados de la empresa reconocieron que esta nunca fue rentable, remarcaron que había tenido un repunte en 2014. Sin embargo, afirmaron que a partir de 2016 las ventas comenzaron a desplomarse.

Más allá de los problemas que la digitalización trae desde hace años al mundo de la industria editorial en papel, el Gobierno terminó agravando la situación cuando en los últimos años dejó de comprar libros para distribuir en las escuelas para procurar, en cambio, que las compras pasen a mano de cada provincia. 

Al tener SM sede solo en Capital Federal, el costo de los envíos determinó que bajaran enormemente sus licitaciones y la editorial perdiera así un ingreso fijo fundamental.

La crisis del año pasado terminó por ennegrecer el panorama, dado que la empresa hacía las ventas a precio de febrero, al comienzo del ciclo escolar, pero cobraba recién en mayo, con las pérdidas por inflación que eso conlleva.

Por otra parte, remarca un empleado, el acceso a créditos se había vuelto imposible por la elevada tasa de interés.

De este modo, SM estaba subsistiendo con envíos de capital provenientes de la sede central de la empresa, situada en España. Así y todo, el año 2018 finalizó para la editorial con un balance negativo de 83 millones de pesos, por lo que la casa matriz terminó por resolver el cierre de su filial argentina.

El cierre actual fue anticipado con el despido de unos 20 trabajadores en abril último, de una plantilla total de 150 empleados. Tras los casi 100 despidos de esta semana, solo quedarán unos 15 empleados para hacer el cierre comercial.

Aunque en la empresa dicen que intentarán reestructurar la editorial a partir de esta plantilla reducida, los empleados vislumbran que el cierre es inevitable. Eso sí, reconocen que la empresa está realizando los despidos dentro de la legalidad, por lo que esperan resolver, en tiempo y forma, el pago de haberes y de indemnizaciones la semana que viene.