La empresa Massalin Particulares, uno de los líderes del mercado de tabaco, anunció que aumenta los precios de sus cigarrillos un 5% en promedio desde hoy, para hacer frente al aumento en su estructura de costos. De esta manera, varios de sus productos se comercializarán a casi $100.

Entre las principales marcas que la empresa comercializa se encuentran Marlboro, que costará $86 en su versión KS y $92 en su versión box; Philip Morris, que costará $81 en su versión KS y $86 en su versión box; y la marca Chesterfield, que costará $75 en su versión KS y $80 en su versión box. Por su parte, la marca L&M, costará $68 en su versión KS.

Otras marcas tales como Benson & Hedges, Parliament y Virginia Slims se venderán a $100 en su versión box de 20 cigarrillos, informó la compañía a través de un comunicado.

En enero de este año, Massalin ya había incrementado los precios de sus productos un 7% tras quejarse de la "alta presión fiscal" de la industria tabacalera.

Con el mismo argumento, decidió aplicar otra suba a partir de hoy y afirmó que la demanda de impuestos se acerca al "80% del precio de venta del producto al consumidor". "Este nivel se ubica entre los más elevados a nivel mundial", aseveró.

"Es importante recordar a los puntos de comercialización -indicó Massalín- que está prohibido modificar los precios de venta al público de los cigarrillos publicados por las empresas tabacaleras".

Además, por los altos costos de este tipo de artículos, el 12% del mercado argentino de cigarrillos "se abastece con productos contrabandeados", informó la Alianza Latinoamericana Anticontrabando (ALAC).