Se desató la guerra de los cigarrillos. Mientras British American Tobacco, ex Nobleza Piccardo, amenaza con cerrar su planta y hacer peligrar 300 puestos porque no recibió la autorización para reabrir, Massalin Particulares arrancó anoche su producción y aseguran que mañana ya estará en kioscos

A contra reloj, las plantas de Massalin y de Tabacalera Sarandi producen cigarrillos para abastecer una demanda que llegó a pagar $500 el atado, tras hacer largas filas en kioscos del interior del país. El fabricante de Marlboro, Philips Morris y Chesterfield lleva la delantera. No sólo porque el lunes, puso primera y abrió su planta para hacer la puesta a punto, antes de recibir todos los permisos, sino porque su sistema de distribución le permite acelerar los tiempos.

Massalin advirtió que en 48 horas podrá abastecer CABA y GBA y el miércoles estará en los kioscos de todo el país. Tabacalera Sarandi productora de las marcas Red Point y Master, además de sus licenciadas West y Nevada, confirmó a BAE Negocios que recién podrá comenzar su distribución a mayoristas el fin de semana y no llegará a los kioscos antes del lunes.

El panorama es complicado para la British American Tobacco, ex Nobleza Piccardo, que tiene su planta ubicada en el municipio de Pilar, capitaneado por Federico Achával. A diferencia de los intendentes de Merlo, Gustavo Menéndez y de Avellaneda, Jorge Ferraresi, en Pilar resolvieron no aceptar el protocolo hasta tanto el tema no estuviera normado. Recién el lunes por la tarde recibieron el protocolo, que aún está en evaluación.

Si bien la ex Nobleza Piccardo cumple con todos los requisitos, incluído el transporte individual para cada uno de sus 150 trabajadores, además ofrece hasta ubicarlos en hotel a los que viven más lejos, sigue a la espera. La compañía advierte que al no poder abrir, la situación coloca a la planta industrial "al borde del colapso". La demora en la autorización "pone en riesgo la fuente de trabajo de casi 300 personas asignadas a la planta, cada día que no podemos operar, es un paso que nos acerca al cierre definitivo", amenaza.

En Massalin trabajan 450 operarios, un tercio de su planta y en Tabacalera Sarandí 200 empleados, un 60% de su staff. Mientras en la ex Nobleza Piccardo peligran los puestos. 

Más notas de

Graciela Moreno

Mirgor no reabre su planta de Brightstar en Río Grande y peligran 90 puestos

Brightstar, la empresa de Nicolás Caputo está cerrada, achicará el plantel y quitará derechos adquiridos

Loma Negra invirtió 350 millones de dólares y tiene la planta de cemento más grande de Sudamérica

La planta más grande de Sudamérica

Gilera invierte 13,5 millones de dólares para ensamblar motos Hero MotoCorp

Gilera hace una fuerte apuesta para volver a traer al país las motos Hero MotoCorp

El grupo Wyndham abrió el hotel Esplendor Tango y planea traer la marca La Quinta

Abre un nuevo hotel en Buenos Aires, Esplendor Tango

Gafa invirtió un millón de dólares para volver a fabricar lavarropas y cocinas en Rosario

Gafa apuesta a los lavarropas y cocinas

Cruce de denuncias en la guerra de Re/Max y el Colegio de corredores inmobiliarios porteño

Re/Max promete hacer más acciones pero no irá a la Justicia, por ahora

Cierra el Sportivo Teatral de Ricardo Bartis, un emblema del teatro alternativo

Sportivo Teatral con cartel de venta en pleno corazón de Palermo

Se vende una de las discos más emblemáticas de la noche porteña

El frente del icónico local de St Thomas con cartel de venta

Tres empresas invierten 180 millones de pesos y abren sus plantas en Catamarca

El Parque Industrial El Pantanillo apuesta a sumar más empresas

Reabre el emblemático Salón Marabú y vuelve el tango, nació en 1935 como cabaret

Marabú, el único salón tanguero que sobrevivió al Tibidabo, Chantecler y Maipú Pigall. En algún momento fue la discoteca Halley.

noticias relacionadas