n Un gran acatamiento a la medida de cierre de comercios "no esenciales" se observó en las zonas neurálgicas de la Ciudad de Buenos Aires, aunque también se vivieron episodios de confusión de parte de los comerciantes por las nuevas disposiciones del Gobierno porteño en el marco de la nueva etapa de la cuarentena que rige hasta el 7 de junio.

Unos 10.000 comercios considerados "no esenciales", como viveros, jugueterías, librerías y joyerías, habían sido autorizados a abrir el 12 de mayo, pero ahora tuvieron que volver a cerrar sus puertas.