La venta de autos usados en todo el país bajó 4,1% en junio último con relación a igual mes del año pasado, al comercializarse 136.787 unidades, y los concesionarios advirtieron que "la crisis se está profundizando".

Al compararse con mayo de este año, la baja fue del 15,4%, de acuerdo con un informe de la Cámara del Comercio Automotor (CCA).

En cambio, durante el primer semestre de 2018 las ventas de vehículos usados crecieron 7,7% interanual, al sumar 874.325 unidades.

En este marco, el presidente de la CCA, Alberto Príncipe, advirtió que "la crisis se está profundizando en el mercado del automóvil usado: comenzó en junio con una caída del 4,10%, mucho menos de lo esperado en otros sectores de la industria automotriz ".

"La situación económica y financiera del país nos crea más incertidumbre para el futuro inmediato", alertó al dirigente, en un comunicado.

Además, señaló que "a principios de este año, comenzamos con un crecimiento constante e interesante, que nos daba una luz de esperanza de un posible equilibrio. Pero los aumentos constantes de los costos operativos y la exigua rentabilidad en nuestros negocios nos indica lo contrario", reconoció.

Príncipe vaticinó que el segundo semestre "va a ser muy difícil a medida que pasen los meses. Ante este cuadro, la profesionalidad del sector es fundamental para los empleos".

Según dijo, a esta situación "se le suma la falta de planes de financiación, hoy inexistente por las tasas de interés. Todo este conjunto hace que prácticamente no tengamos mercado".

El segmento de autos nuevos también sufre la baja de las ventas. El mes pasado se patentaron 64.140 vehículos , lo que muestra una caída del 18,2% en comparación con el mismo mes de 2017.

No obstante, el acumulado del primer semestre del año asciende a 500.500, que mantiene un crecimiento del 10,4% comparado con el mismo período de 2017, cuando se habían registrado 453.463 vehículos.