La decisión de China de reducir aranceles y mantener otros alimentos provenientes de la Argentina, muestra la apuesta que hizo el país asiático al ubicarse como socio estratégico dentro de la región la cual se fortaleció tras la visita de Xi Jinping luego de participar en el G20. La apertura de su mercado es un reconocimiento a la llegada de inversiones al país. La baja de impuestos beneficiará a arándanos, langostinos, camarones, lactosuero, quesos y alimento para mascotas, entre otros.

La medida fue tomada el pasado 28 de diciembre y dada a conocer recientemente por el Ministerio de Finanzas de la República Popular China al publicarlo mediante el comunicado 65/2018, según informó la secretaria de Agroindustria.

Del listado de productos con aranceles aduaneros temporarios reducidos se observa la prórroga del 5% al 2% de langostinos congelados; la rebaja del 6% al 2% sobre lactosuero y quesos, excepto frescos, que bajan del 15% al 8% y alimentos para mascotas: la disminución del 15% al 4%, esta decisión favorece la competitividad de las cuatro plantas argentinas habilitadas hasta el momento para exportar estos productos a China.

Con la reducción impositiva, algunos rubros mejoran su llegada aunque hay retenciones

Sin embargo se destaca la merma del 30% al 15% en arándanos frescos, y del 25% al 15% para los secos, lo que representa una mejora para el sector que en noviembre pasado envío el primer embarque "a pérdida", pero importante a la hora de ingresar a un futuro mercado como lo es China.

"La noticia es muy buena y más que importante", sostuvo el presidente del Comité Argentino de Arándanos, Federico Bayá quien se enteraba por BAE Negocios del cambio anunciado por el país asiático.

La verdad que esto "es algo que nos acerca más a los competidores como Perú que tiene arancel cero. Nosotros aun tenemos a las retenciones, con lo cual nos arrima un poco", dijo el ejecutivo.

Para el secretario Luis Miguel Etchevehere, "este tipo de acciones de uno de nuestros principales socios comerciales es un nuevo estímulo para la inserción de nuestros productos agroindustriales, y va de la mano del fortalecimiento del vínculo con China".

El gigante asiático es uno de los principales destinos de las exportaciones agroindustriales locales. Actualmente, Argentina ocupa el puesto 13° entre los proveedores a China, con un volumen exportado de u$s3.596 millones a datos de 2017. Las principales exportaciones fueron soja (67%), carne bovina deshuesada congelada (11%), camarones y langostinos (6%). En estos rubros hay un superávit comercial superior a u$s3.000 millones.

"Lo anunciado por China es claramente una puesta estratégica tras la llegada de Xi Jinping, donde se está avanzando en algunas concesiones reciprocas luego que Argentina abriera espacio a las inversiones de infraestructura", afirmó el especialista en negocios internacionales, Marcelo Elizondo.

En definitiva la estrategia comercial que viene desarrollando el gigante asiático desde hace un tiempo se basa en lograr inversiones de infraestructura, energía, obras públicas, dejando de lado el comercio bilateral a partir de la apertura de su mercado, algo en lo que la Argentina tiene poco para dar. Su objetivo es ganar posición en su guerra geopolítica con EE.UU.