Tres amigos y ex alumnos del colegio Cardenal Newman, el colegio del que egresó el presidente Mauricio Macri, se unieron hace seis meses para fundar el fondo de inversión Alba Capital Partners. Mario Santarelli, (ex CFO del Grupo Medanito), Juan Lucena (ex director Deutsche Bank’s Latin America Private Equity Group) y Guillermo Lanusse (ex CFO y director ejecutivo de Lo Jack) son socios y están en busca de empresas medianas en Argentina y Uruguay para invertir, revalorizar y vender. Este fondo de private equity asegura que contará con un capital inicial de u$s200 millones.

El fondo L Catterton invirtió en Rapsodia y Caro Cuore, y Victoria Capital en Los Grobo

“Buscamos empresas para invertir entre u$s10 millones y u$s50 millones y que tengan un objetivo de rentabilidad de u$s4 millones para arriba. No invertimos en firmas para hacer un desguace, queremos entrar en compañías que estén creciendo y también evaluamos comprar subsidiarias de empresas internacionales. No nos preocupa el endeudamiento que tengan, porque tenemos el capital para saldarlo”, explica Santarelli.

Lucena, quien vivió en San Pablo los últimos ocho años, da más precisiones: “Queremos entrar con posiciones controlantes, puede ser desde un 51% hasta 100%, la idea es reposicionar la compañía y venderla en un plazo que ronda entre los 5 y 10 años, pero después de haberle sumado valor agregado, estrategia, management y práctica de gobierno corporativa”.

Por su parte, Lanusse explica que “nos importa mucho el management, si no tiene el que nos gusta, nosotros podemos gerenciar. Buscamos compañías que nos quieran tener como socios, todo tiene que ser consensuado, nada hostil. La situación ideal sería encontrar un emprendedor, que conoce del negocio y que necesita capital para crecer y comprar a un competidor. En ese caso lo ayudaríamos a transformarse en lo que necesita ser”.

En una primera ronda analizaron noventa empresas, de las cuales tienen tres en la mira que pertenecen a los sectores de servicios de outsorcing, telecomunicaciones y servicios de agrobusiness. Aunque aseguran que también están interesados en sectores como servicios para energía y alimentos y bebidas. Por ahora, descartan el mercado textil y el de real estate.

Recién llegados de la cumbre de la industria, organizada por Latin American Private Equity & Venture Capital Association (Lavca) en New York, cuentan entusiasmados, que Argentina es considerada por inversores privados de fondos de inversión latinoamericanos e internacionales como el país con la segunda mejor relación riesgo-rentabilidad en América Latina, después de Brasil. En 2015, Argentina era considerada el país con menos oportunidades en América latina.

Justamente, ese cambio de percepción favorece el negocio de Alba. El capital que invertirán proviene de inversiones internacionales y diferentes fondos que comienzan a confiar en el país, según aclaran.

Sobre el panorama actual del país, Santarelli sostiene que “si bien hoy el porcentaje de los fondos internacionales destinados a Argentina es muy bajo, empezamos a estar en foco como país. Se empieza a cambiar la mirada del inversor. Por eso, en los últimos seis meses el fondo L Catterton invirtió en Rapsodia y Caro Cuore, y Victoria Capital Partners inyectó capital a Los Grobo. Señal que los fondos están comenzando a entrar a la Argentina”.

“El levantamiento del cepo nos ayudó mucho, no podíamos convencer a ningún inversor para que invierta si no podía sacar la plata del país. Los resultados de las PASO fueron fundamentales. Nuestra preocupación era: ¿invertimos con Mauricio Macri y vendemos con Cristina Fernández?”, señaló Lucena.

Mientras Lanusse agrega que “todo parece indicar que el populismo no volverá en el corto plazo. Hay altas chances de que Macri renueve su mandato o que haya una oposición que no vuelva para atrás. Queremos una Argentina predecible por 7 u 8 años”.