En las primeras semanas de la pandemia del Covid-19 que vio la luz a fines de marzo del 2020, el sector de la construcción se paralizó totalmente. En ese momento, en el sector estimaban unas 5.000 obras paradas, que superaban los 5 millones de metros cuadrados, que implicaban una inversión privada por 2.500 millones de dólares y que empleaban a 250.000 trabajadores.

Con el correr de los meses, y dependiendo el distrito del país, las obras volvieron a tomar cierto ritmo. En esto también jugó un papel clave que los costos de la construcción tocaran un piso histórico.

Lo cierto es que, a pesar de que la pandemia se sigue cobrando víctimas, quince meses después, la actividad comienza a mostrar cierta normalidad.

Según el último relevamiento dado a conocer por la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), ocho de cada diez obras con contrato vigente al 31 de mayo de 2021, se desarrolla normalmente, 8% con recepción provisoria, 8% están demoradas y el 4% restan están paralizadas".

Según el informe, los porcentajes señalados indican que "la proporción de obras con desarrollo normal subió respecto de la medición anterior", en el marco de una mejora de la situación del sector luego del retorno parcial de las restricciones a la actividad que hubo a mediados de mayo.

El relevamiento de la cámara indaga sobre las expectativas de los empresarios, la evolución del mercado, el impacto de la pandemia y sobre las medidas tomadas por el Estado en la Industria de la Construcción.

En este último aspecto, los empresarios consultados manifestaron en su mayoría una desaprobación de las medidas oficiales para incentivar la actividad y la entidad destacó al respecto que "lleva tres mediciones continuas en caída".

En ese aspecto, el 20% de los empresarios relevados cree que las medidas oficiales son buenas o muy buenas, el 35% regulares y el 31% malas, de lo que se desprende una evaluación negativa del 66 por ciento.

Entre otros puntos del relevamiento, se indicó que hubo un alza de las empresas que presentaron presupuestos u ofertas de obras públicas, con un 64% del total, en tanto se registró una baja en el caso de las obras privadas, con un 41% de los consultados.

"El 26% tuvo adjudicada una obra privada y el 32% alguna obra pública", agregó el informe, que al respecto destacó que "en las obras privadas hubo un incremento de 7 puntos respecto de marzo de 2021".

Asimismo, Camarco indicó que "sólo el 4% de las empresas tuvo en mayo de 2021 personal suspendido bajo convenio Uocra", lo que representa una baja de 3 puntos porcentuales en relación con la medición anterior, mientras que en el caso del personal bajo ley 20.744 "sólo el 5% de las empresas indicó que tuvo personal suspendido".

Por último, respecto de los insumos básicos del sector, el 74% de las empresas manifestó que tuvo inconvenientes en mayo con el suministro de varillas de hierro, el 56% con ladrillos y el 46% con cemento, proporciones que, en general, marca un descenso en la proporción de empresas con problemas en este aspecto.

Expectativas

 

Las perspectivas de las empresas constructoras para los próximos tres meses muestran una leve mejora. "En lo relativo a las expectativas del sector para los próximos 3 meses, el 30% espera que la actividad aumente, el 33% que se mantenga igual y el 25% cree que la actividad disminuirá", concluyó la entidad.