El sector de la construcción vive un momento difícil desde hace más de dos años y la pandemia llegó para complicar aún más una actividad que viene sufriendo desde hace tiempo. Si bien es cierto que ya se han podido reactivar más de 2.200 obras que se habían detenido el 20 de marzo, en el comienzo de la pandemia, también es real que todavía casi 2.800 desarrollos, ubicados en su mayoría en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), están atentos a la luz verde que le permita reactivarse luego de 125 días.

Por supuesto que esa espera se hace larga y la industria proyecta un futuro lleno de incertidumbre. Federico Rosbaco, CEO de la desarrolladora Rosbaco & Partners, asegura que es necesario un buen empujón para que la actividad vuelva a ponerse en marcha. El gobierno debería “impulsar préstamos de emergencia para la reactivación de obras en curso, alentar regímenes de exenciones impositivas, mayores estímulos fiscales para inversores o clientes finales que inviertan en real estate, mayor impulso a créditos hipotecarios que se ajusten por el Coeficiente de Variación Salarial, nuevos blanqueos de capitales o beneficios a aquellos tenedores de capital en el extranjero para que puedan nacionalizar ese capital con beneficios impositivos si se invierten en el sector”.

Por otra parte, el desarrollador sostiene que convendría “avanzar con la Ley de Viviendas que se estaba debatiendo para incentivar la construcción y el uso de aportes previsionales como instrumento de financiación para la compra de inmuebles como existen en otros países del continente. Muchos de estos puntos han sido presentados al gobierno desde la UOCRA, la CEDU y la AEV y creemos que será tomada en cuenta por el gobierno en su planeamiento de reactivación pos pandemia”.

Por su lado, Gustavo Ortolá, Presidente de GO Real Estate, le explicó a BAE Negocios que “la ciudad de Buenos Aires tiene 9 millones de metros cuadrados en obra que están parados y 6 millones en planos presentados. El desafío no sólo es reiniciar lo que está detenido sino también que empiece a construirse el resto. A mí no me gusta pedir cosas pero sí es importante agilizar los permisos, algo en lo que está trabajando muy bien el gobierno de la Ciudad. Hoy un plano aprobado vale mucho más, porque se puede aprovechar la oportunidad del bajo costo de la construcción”.

Ezequiel Chomer, Director Financiero de Grupo Chomer, opina que lo que falta no son necesariamente las herramientas, sino las condiciones de estabilidad macroeconómicas para que esas herramientas puedan desarrollarse. “De nada sirve un crédito hipotecario en UVAs si la inflación bordea el 60% anual. Sí estamos muy atentos a la posibilidad de que los fideicomisos financieros puedan invertir en el mercado inmobiliario sin duplicación impositiva, pero falta esperar aún la reglamentación de la AFIP y no queremos anticipar opiniones hasta ver cómo funciona”.

Oportunidades

No obstante, los desarrolladores confían en que en cuanto el panorama se aclare existirán grandes  oportunidades en mercado post-cuarentena podría ofrecer, especialmente para aquellos inversores que poseen los dólares disponibles para volcarlos al real estate.

En ese sentido, Enrique Rebaudengo, socio de Covacations Group, sostiene que “para los ahorristas dolarizados, la situación de baja de precios de los inmuebles se plantea como una oportunidad, tanto en propiedades usadas como en las construcciones nuevas, donde a pesar de la inflación se ven beneficiados con caídas de 40% en la moneda extranjera”.

Ari Milsztejn, titular de la desarrolladora rosarina G70, Milsztejn aporta que, desde su punto de vista el real estate “es uno de los sectores que más movilizan la economía, produciendo una gran fuente de empleo entre los rubros directos e indirectos de una obra. Las oportunidades post-pandemia estarán fundamentalmente el segmento vivienda, pero repensando el producto y adaptándolo a la nueva realidad. Hoy hay consultas y se están cerrando algunas operaciones a valores actuales con gente  que compra con sus ahorros y los quiere hacer valer”.

Por último, Adolfo Curi, Presidente de Grupo Posadas, explicó que el segmento de inmuebles industriales está totalmente detenido. “Actualmente, no hay operaciones. Si algún propietario necesita vender un depósito, tendrá que ofrecerlo a un precio muy acomodado, dado que el costo de reposición ha bajado. Pero no lo veo como una tendencia. Hoy la oportunidad está en la obra nueva. El sector, como canalizador de ahorro, siempre ha sido motor de la economía en períodos recesivos. Creo que será un actor clave en la recuperación”.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Avanza el home office y las empresas comienzan a achicar sus espacios corporativos

El edificio que ocupaba Claro tiene 5.700 metros cuadrados en alquiler

El negocio de las aplicaciones financieras sigue sumando jugadores

El negocio de las aplicaciones financieras sigue sumando jugadores

El emprendedor argentino que desembarca con sus muebles en Estados Unidos y Europa

El emprendedor argentino que desembarca con sus muebles en Estados Unidos y Europa

La startup que recibió 89 millones de dólares y se encamina a convertirse en el sexto unicornio argentino

En plena pandemia, la plataforma movilizó transacciones por 690 millones de dólares

Glicerina de exportación: el grupo bahiense que ya vende su producto en China, EE.UU. y Sudáfrica

La empresa emplea a 500 personas y factura 250 millones de dólares

Cunnington duplica su producción de gaseosas en su planta de Pilar

La crisis impulsó al segmento de precios medios-bajos

Impsa le ofrecerá acciones al Estado Nacional y al de la Provincia de Mendoza

La empresa tiene a cargo el reactor nuclear Carem y las turbinas de Yacyretá

La argentina PTP Group propone invertir 80 millones de dólares en un puerto uruguayo

Ejecutivos de la empresa argentina le presentaron el proyecto al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou

Hilton busca inversores para levantar un hotel en la Panamericana

El hotel de 76 habitaciones requerirá un desembolso de 8 millones de dólares

River Plate: la carrera de los empresarios por el sillón presidencial ya comenzó

Matías Barreiro aspira a ver a River con un millón de socios