El segundo lote de producción de Tito, el auto 100% eléctrico fabricado en San Luis por la empresa Coradir, comienza a tomar forma. Para concretarlo, la compañía creó cuarenta nuevos puestos de trabajo en la provincia y lanzó un sistema de financiación propia de cuotas fijas en pesos.

El presidente de Coradir, Juan Manuel Baretto, dijo a Télam que este segundo lote "responde a los pedidos de clientes de todo el país que no lograron un lugar en primera instancia y hoy ya tenemos trece interesados en la preventa". En el primer lanzamiento se concretaron cincuenta operaciones.

El ejecutivo agregó que los cliente "pueden hacer su reserva en la web y acceder a una promoción de venta financiada, con 40% de anticipo y 50 cuotas fijas en pesos, con una tasa Badlar+7 al momento de la compra, sujeto a aprobación crediticia". Baretto aclaró que luego de la primera preventa "la empresa se puso a trabajar mucho en este modo de financiación que le asegura a los interesados que no estén bancarizados, adquirir a Tito en cuotas fijas y en pesos".

Respeto de las fuentes de trabajo creadas, indicó que los nuevos trabajadores "serán incorporados a la empresa para su línea metalmecánica y participarán en toda la producción completa de Tito".

El auto tiene una autonomía de 100 kilómetros con una carga eléctrica de ocho horas, y su velocidad máxima es de 65 kilómetros por hora, dado que es un auto destinado al uso en la ciudad.

Esta nueva línea de producción que generará "nuevos puestos de trabajo para la fabricación del automóvil y la movilidad eléctrica y sustentable contribuye a la reducción de emisiones contaminantes para el ambiente, y aporta una mejor calidad de vida para todos los habitantes de las ciudades que adoptan la electromovilidad", destacó. El modelo, que compite en el segmento del Volt y el Sero Electric, tiene un precio de mercado que supera el 1,1 millón de pesos.