Después de varios amagues, el negocio de los operadores móviles virtuales (OMV) empieza a hacerse realidad en el país.

La Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones (CATEL) se convirtió oficialmente en nuevo operador móvil virtual del país. La organización consiguió la licencia del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y podrá brindar telefonía móvil y cuádruple play en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Mendoza, Misiones, Chubut, Río Negro y Santa Cruz a partir 2018.

El grupo de cooperativas ofrecerá sus servicios a través de un acuerdo con la empresa Telefónica, utilizando la red y la infraestructura de Movistar. Esto significa que funcionará como una operadora 100% digital, incluyendo la venta de equipos, chips, atención remota y el tiempo de aire.

Hasta ahora, había pocos proyectos de organizaciones que ofrecían conectividad móvil sobre las redes de terceros. Uno de esos casos es Nuestro, un proyecto de la Federación de Cooperativas del Servicio Telefónico de la Zona Sur Limitada (Fecosur) que opera en la red de Personal.

La expectativa de Catel es llegar, en una primera etapa, a nueve provincias del país con un mercado potencial de 2 millones de usuarios. La organización también pretende brindar servicios 4G en forma competitiva, especialmente en las pequeñas y medianas localidades de Argentina, donde existe una importante presencia de cooperativas de telecomunicaciones que actualmente brindan servicios de telefonía fija, internet y TV de suscripción, pero aún no de telefonía móvil.

Con una inversión inicial superior a los u$s2 millones, Catel aportará infraestructura propia de última generación a las organizaciones asociadas que hoy tiene la entidad en Buenos Aires, Chubut, Córdoba, La Pampa, Mendoza, Misiones, Río Negro, Santa Cruz y Santa Fe. Muchas de ellas completarán con esta posibilidad una oferta de "cuádruple play" para brindar a sus clientes un servicio integral.

Ariel Fernández Alvarado, presidente de la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones (Catel) afirmó que "la licencia otorgada por el Estado es una señal concreta en favor de la competencia efectiva en el mercado de telecomunicaciones en nuestro país y un ejemplo que los primeros interesados en invertir en Argentina son las propias organizaciones nacionales que creen y apuestan por un futuro de prosperidad y desarrollo sostenible para el país".

La existencia de diversos casos de éxito de iniciativas de OMV en Estados Unidos o Europa, que alcanzaron una penetración de mercado cercana al 10%, permite trazar buenas perspectivas, indican en Catel. En el mismo sentido, la experiencia como operadores de telecomunicaciones, contar con una base de clientes consolidada y la combinación entre centralización de infraestructura tecnológica y descentralización de recursos de roll out de lanzamiento y de comercialización y atención al cliente, son las claves del éxito y la garantía de agilidad operativa del proyecto.

"Hay en Argentina cerca de 1.000 cooperativas y más de 1.500 Pymes que brindan hoy algún servicio de telecomunicaciones o audiovisual. Estamos convencidos de que la participación de este tipo organizaciones es la garantía de un desarrollo pleno del sector, una barrera a la posibilidad de abuso de posición dominante por parte de cualquier actor y un reaseguro para que la libre competencia se traduzca en más y mejores servicios para los usuarios", concluyó Fernández Alvarado.