El coronavirus lo cambió todo. Así como ya se mide la temperatura en estaciones de transporte público, hospitales y aeropuertos, ahora comienzan las pruebas pilotos para medir la temperatura en los colectivos.

La empresa china Dahua Technology, de soluciones avanzadas de videovigilancia y seguridad, trajo al país un control de acceso con monitoreo de temperatura. Los llaman tótem, tiene el formato de una tablet con cámara y ya hay 300 funcionando en una flota de colectivos en China . Controla si se usa o no el tapabocas y si la cantidad de pasajeros no excede lo permitido.

Florencia Comeron, gerente de marketing de la filial local de Dahua Technology, contó a BAE Negocios: “La compañía produjo un millón de cámaras, llegaron hace pocas horas, no sabemos aún el precio de venta. Colocamos dos cámaras en una unidad de la línea 39 y otra en la 12. La semana que viene estaremos arrancando con pruebas pilotos en líneas de colectivo de la zona sur del conurbano bonaerense que recorren Lanús y Remedios de Escalada”.

Lo que permite la nueva tecnología: permiten detectar si el pasajero tiene tapaboca o no, sino emite una alerta. Si la persona no tiene barbijo no le permite ingresar.  Además, detecta la temperatura corporal en cada unidad. Controla si la cantidad de personas que hay en el colectivo son las correctas o superan las permitidas, que en este caso son 23.

Analiza si el aire que se respira dentro del colectivo es puro o no y tiene un purificador de aire. Mide la temperatura de una persona cada medio segundo a 30 centímetros y la exactitud es de 0,5 grados, aseguran en la empresa china.

La empresa Dahua Technology de soluciones avanzadas en videovigilancia y seguridad que instaló por primera vez en el país, cámaras térmicas en un hospital público sigue avanzando. Primero desembarcó en el Hospital Zonal General de Agudos Dr.Lucio Meléndez donde comenzó con su tecnología a medir la temperatura.

Lo mismo hizo en el Aeropuerto de Ezeiza donde se utilizan cámaras térmicas que miden la temperatura de 30 personas cada 30 segundos con un margen de error de 0,3, según asegura la empresa.

“Lo que más preocupa a las autoridades es el colectivo porque es el foco de contagio mas complejo. Contamos con tecnología para medir la temperatura en los molinetes de las estaciones que se activan y no dejan pasar a los que superen los límites necesarios”, señaló la gerente.

Si bien hay muchos  sectores de negocios afectados pro la pandemia, esta clase de empresas tecnológicas aumentó sus ventas. “Las cámaras térmicas son un boom, vendemos mucho para mercados verticales que necesitan de esta tecnología para poder habilitar sus plantas”.

Más notas de

Graciela Moreno

El dueño de la disco La City: "Si caes en el tercer round, es porque ya venías mal"

La City una disco porteña con 40 años de historia

Plan B: un catálogo de pymes creadas por trabajadores afectados por la pandemia

Plan B: catálogo solidario de negocios de gente sin trabajo de la industria audiovisual

Cerró el restaurante Dragón Porteño del Barrio Chino y su dueño será delivery de app

Dragón Porteño, fundado hace 20 años, fue uno de los primeros en hacer delivery en el Barrio Chino

Cerró el histórico restaurante Todos Contentos del Barrio Chino

Todos Contentos, el restaurante más querible del Barrio Chino

La cadena de heladerías Persicco cerró su local más emblemático

Cerró el primer local de la cadena Persicco fundado en el 2001

Cerraron 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas de cerveza en la pandemia

Cervecerías artesanales en crisis

Cerró el restaurante Sorrento de la avenida Corrientes tras 140 años de historia

Sorrento City, otro restaurante que no sobrevivió a la pandemia

Rodizio Costanera busca socio para reabrir, no paga sueldos desde marzo

Los 60 trabajadores de Rodizio Costanera reclaman el pago de sueldos desde marzo

Las curiosas etiquetas de vinos de Vicentin

Englobadas bajo el nombre Banda de los Sucios: los Vicentin eligieron marcas que hoy, frente a su crítica situación por cesación de pagos, resultan irónicas

Cerró el restaurante La Tekla, remató todo y lo reparte, a cambio de la indemnización

Ricardo Klausner el adiós a un restaurante histórico, La Tekla