El viernes pasado, se viralizaron las imágenes de un repartidor con mochila de Rappi que parece ser detenido por la Policía Federal en el barrio de Villa Crespo, según denunció la Agrupación de Trabajadores de Reparto. Desde la app responden que están investigando y 72 horas después, aún no saben si es en efecto un trabajador que reparte pedidos de Rappi. Pero se encendieron las alarmas y desde ese sector reclaman mayores medidas de higiene y seguridad .   

Gracias a su aporte, la gente puede recibir cómodamente desde un pedido de un supermercado, farmacia o restaurante sin moverse de su living. La Asociación sindical de motocilistas, mensajeros y servicios (ASIMM) reclama mejores condiciones para los más de 20.000 trabajadores que se exponen todos los días en todo el país.

La inmensa mayoría de repartidores no está en blanco, apenas 500. El resto es monotributista. “Sólo 200 trabajadores de Pedidos Ya y unos 300 de Rappi y Glovo, que están registrados a través de la tercerizada, Envíoya,  están en blanco”, explicó Maxi Arranz, secretario adjunto de  ASIMM.

En esta crisis sanitaria, los repartidores hacen su reclamo:”Necesitamos que tengan el certificado para poder circular, aunque sea digital, sino que no salgan a la calle porque se arriesgan a ser detenidos con causa penal y hasta les pueden secuestrar la moto”, explicó Arranz a BAE Negocios.

Su reclamo es concreto:"Necesitamos que todos cuenten con elementos sanitarios básicos, barbijos, guantes, alcohol en gel y para los ciclistas antiparras. Están expuestos todo el dia y ni siquiera cuentan con una libreta sanitaria. Se arriesgan para poder llevar un plato de comida a su casa, ya que ni sueldo tienen. Pedimos a las app que los cuiden", dice Arranz.

Uno de los comunicados de la Asociación sostiene: “seguramente el Presidente se imaginó a los repartidores siendo esenciales en la provisión de alimentos para aquellas personas que son parte de los grupos de riesgo, con todas las medidas de seguridad correspondientes. Los trabajadores no cuentan ni siquiera con libreta sanitaria. Ante la necesidad de ganarse la vida, se amontonan en una esquina a la espera de un pedido, generando un foco potencial de contagio, que luego va a cada domicilio donde se entrega el pedido”.

Una foto muestra que el sábado 21 de marzo a las 23:45 horas había por lo menos una docena de repartidores en la puerta del local de Freddo de Anchorena 1872 en Recoleta. Pero la imagen se replica en varios barrios, donde no se toman los recaudos.

Desde la asociación que los nuclean le hacen un pedido a la sociedad: “Les pedimos que se limiten a solicitar  las provisions básicas. Un kilo de helado de Freddo no es esencial para nadie”, señaló Maxi Arranz.

Otro problema al que se enfrentan: “Tenemos denuncias con fotos que se usan los servicios de la plataforma para distribuir droga, en su momento denunciamos penalmente. Cualquiera se abre una cuenta de gmail y una cuenta en las app y manda cosas. Al ser trabajadores no amparados por la ley del secreto postal, ellos son los responsables y pueden ir presos. Por eso cuando ven algo sospechoso, lo abren”.

Desde las app, dan respuesta a algunos reclamos y hasta algunas ofrecen la creación de un fondo, en caso de que algún trabajador se infecte con coronavirus.

En Glovo, ya no hacen que los clientes firmen en los dispositivos de los repositores, alientan los medios digitales de pago y piden que se pacte una distancia para la entrega de pedidos con sus 8000 repositores. La empresa les contrató un seguro de accidentes personales a sus repartidores.  

“Hemos acentuado las medidas de seguridad e higiene de los repartidores y activamos la distribución de elementos de protección personal (barbijos, guantes y alcohol en gel) y compartiendo todos los instructivos oficiales de prevención higiénica. Solicitamos que se distancien del local en un espacio en donde puedan estar solos o lo más aislados posible mientras aguardan el pedido y que se acerquen al mismo únicamente cuando el pedido ya está listo. Les pedimos que se higienicen las manos antes y después de recibir el pedido”, respondieron voceros de Glovo a BAE Negocios.

En Rappi, además de darles información, fueron un paso más allá: “Creamos un fondo de emergencia para proteger y apoyar a los repartidores que presenten el virus COVID-19. Este fondo brindará asistencia financiera hasta por 14 días, que será calculado de acuerdo con las ganancias diarias que el repartidor haya tenido en los últimos dos meses”.

Desde la app Rappi, dijeron a BAE Negocios que “estamos proveyendo de alcohol en gel para que puedan ser utilizados por los repartidores al llegar al local y, a su vez, coordinando las entregas de estos elementos. Además, activamos campañas de difusión a los repartidores y a los comercios aliados con las distancias recomendadas por las autoridades, a la hora de entregar/recibir las órdenes en los locales”.

Desde Pedidos Ya, idearon una serie de medidas para beneficiar a sus trabajadores: “Los repartidores cuentan con un incentivo adicional por orden entregada hasta el 31 de marzo. Se encuentra disponible un sistema de ayuda financiera para aquellos repartidores que eventualmente tuvieran que dejar de trabajar por causa del COVID-19”.

Incorporaron en la plataforma la modalidad entrega sin contacto para los que paguen online. Como el resto de las app piden un mejor sellado de envases.  

Son trabajadores precarizados que en medio de una pandemia, se arriesgan pero todavía no han sido reconocidos ni con aplausos.

Más notas de

Graciela Moreno

Mascotas: lanzan pañales reutilizables para perros y gatos

ECOpets, barbijos reutilizables para perros y gatos

Una de las joyas arquitectónicas más misteriosas de Tigre abre como hotel

El Convento de San Francisco alquila sus habitaciones como hotel

Baby Boom: Carestino vende practicunas y coches para bebés en cuatro países

La marca argentina tiene presencia en 19 provincias del país

Quién es el gigante canadiense que quiere comprar la cadena Carrefour

La cadena francesa Carrefour evalúa la oferta del grupo canadiense

El tereré es furor entre los jóvenes y siete marcas ofrecen yerbas exclusivas

Tereré, la estrella del verano

Un argentino que vive en Estados Unidos invirtió USD3,5M en una bodega mendocina

Federico Bandini, tiene su empresa de servicios petroleros en Houston pero invierte en Argentina

Amerika no cierra, espera la vacuna y da consejos para terminar con las fiestas clandestinas

La disco Amerika no abre como bar

Cómo comprar el "superbarbijo" del Conicet que inactiva el coronavirus

Barbijo Atom Protect con respaldo del Conicet

Boliches en alerta: "Si nos vuelven a cerrar nos fundimos todos"

Los dueños de locales bailables en guerra contra las fiestas clandestinas

Una influencer sortea su Audi A1 entre sus seguidores de Instagram

La influencer Julieta Magriñan sortea su Audi A1 SportBack de 90.000 kilómetros.