La situación en el rubro gastronómico en el área metropolitana se complica día a día. Efes Management Group, grupo gastronómico que opera 15 marcas y franquicias de la talla de Johnny B. Good y dan trabajo a 400 empleados, evalúan cerrar más de un tercio de sus locales. Sus trabajadores hicieron un reclamo en la puerta del local de Palermo por el pago total de su salario.
Enrico Tessarolo es socio y cofundador de Efes Management Group, asegura que planeaba nuevas aperturas y hasta estaba en conversaciones para para traer a la Argentina la marca Taco Bell y todo quedó stand by.  Entre las marcas que tiene figuran 5 locales de Johnny B. Good de Palermo, Vicente López, Puerto Madero, Rosario y Santa Fé.  La cervecería Peñon del Aguila que tiene tres locales, uno en Palermo y los otros dos en Rosario. Más dos locales de Negroni en Rosario, Temple bar en Puerto Madero y cinco locales de Tiendas Naturales, cuatro en Buenos Aires y uno en Rosario.
Tessarolo contó a BAE Negocios: “La situación es un desastre, muy complicada. El año pasado fue el peor año de la historia, y ya veníamos de cuatro muy malos, por la caída del consumo y la devaluación. Con una inflación de casi el 50% sólo pudimos aumentar la carta un 23%. Ahora con la pandemia,  pagamos marzo, si no fuera por el ATP que da el Gobierno para ayudar a pagar sueldos, no podríamos subsistir”.
El 19 de mayo, los trabajadores de Johnny B. Good hicieron una protesta en la puerta del local de Palermo. Le pedían ayuda al Presidente: “Queremos cobrar nuestros sueldos y liquidaciones, empleados de JB Good. Tenemos hijos!! Necesitamos ayuda”. Dicen que lo único que sólo subsisten con la ayuda que da el Gobierno a través del pago de la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y sin propinas es imposible sobrevivir.
En Tiendas Naturales sigue el reclamo. “La protesta fue por la liquidación, estamos endeudados y no tenemos la plata para poder pagar todo. Estamos pagando y pidiendo créditos con una tasa del 24% a pagar a pagar en 12 meses, pero algunas sociedades no entran, es difícil. Estoy tratando de pagarles el 25% restante que me toca”. La única noticia alentadora es que el 8 de junio abren los locales gastronómicos en Rosario.
De los 15 locales gastronómicos que tiene Tessarolo, sólo pudo abrir tres marcas para delivery y take away. Desde una cocina salen los pedidos para Johnny B. Good, Temple, Tienda Natural y Peñón del Aguila. Si un local tiene 65 personas, esto lo resuelve con apenas seis, admitió.
“No es negocio el delivery, en mayo sólo me dio el 4% de la facturación de un local. Menos el 20% de la comisión de la app de delivery, menos 25% de impuestos, 45% de costo de mercadería, no conviene abrir. La factura de la luz me vino $180.000. Sumale expensas y alquiler, suerte que las franquicias no están cobrando los royalties. Los gastronómicos no aguantamos más”, señaló el responsable de Johnny B. Good.
Si bien repite que agradece la ayuda del ATP, tiene un listado de reclamos: “La comida que se pide por delivery no debería pagar IVA, los impuestos se difieren, pero se siguen acumulando, las cargas sociales, el IVA hay que pagarlo. Sin una ecuación económica positiva no podes pagar las deudas con créditos y aumentar el pasivo. La gran pregunta es en qué momento vamos a volver a tener un saldo positivo para pagar cuentas. Yo así como voy, evalúo cerrar entre cinco o seis locales de Johnny B. Good y de otras marcas. No puedo seguir, ya no tengo espaldas”, dice el fundador de Efes Management Group.
Contó que si bien la mayoría de los locales son alquilados, algunos dueños les cobran el 50%, otros no les cobran y otros le cobran todo igual, pero advierte que nadie le condona el pago, se suma a su saldo negativo.
“Necesitamos un apoyo real al sector, el Gobierno de CABA nos sigue cobrando hasta el ABL y no damos más. Si cierro seis locales dejo 200 pibes en la calle. ¿Cuándo van a volver a conseguir un trabajo? Eso no me deja dormir. Pero no puedo endeudarme más. No importa si sos de izquierda o de derecha, importa una unión entre el empresario y los empleados, gracias a Dios la tengo y que el Gobierno, nos siga ayudando nos condonen los pasivos financieros, las deudas fiscales”, contó a BAE Negocios.
Del otro lado del mostrador, los trabajadores gastronómicos, atraviesan una difícil situación en todo el sector.

Más notas de

Graciela Moreno

El dueño de la disco La City: "Si caes en el tercer round, es porque ya venías mal"

La City una disco porteña con 40 años de historia

Plan B: un catálogo de pymes creadas por trabajadores afectados por la pandemia

Plan B: catálogo solidario de negocios de gente sin trabajo de la industria audiovisual

Cerró el restaurante Dragón Porteño del Barrio Chino y su dueño será delivery de app

Dragón Porteño, fundado hace 20 años, fue uno de los primeros en hacer delivery en el Barrio Chino

Cerró el histórico restaurante Todos Contentos del Barrio Chino

Todos Contentos, el restaurante más querible del Barrio Chino

La cadena de heladerías Persicco cerró su local más emblemático

Cerró el primer local de la cadena Persicco fundado en el 2001

Cerraron 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas de cerveza en la pandemia

Cervecerías artesanales en crisis

Cerró el restaurante Sorrento de la avenida Corrientes tras 140 años de historia

Sorrento City, otro restaurante que no sobrevivió a la pandemia

Rodizio Costanera busca socio para reabrir, no paga sueldos desde marzo

Los 60 trabajadores de Rodizio Costanera reclaman el pago de sueldos desde marzo

Las curiosas etiquetas de vinos de Vicentin

Englobadas bajo el nombre Banda de los Sucios: los Vicentin eligieron marcas que hoy, frente a su crítica situación por cesación de pagos, resultan irónicas

Cerró el restaurante La Tekla, remató todo y lo reparte, a cambio de la indemnización

Ricardo Klausner el adiós a un restaurante histórico, La Tekla