El que se las ingenia puede hacer negocio con cualquier cosa, incluso lo más insólito, y los vendedores del mercado negro de Internet lo saben muy bien. Los datos de los usuarios de todo el mundo cotizan muy alto, y es que cada vez hay más información personal en la web, ya sea por cuentas bancarias como por seguidores en redes sociales.

Hay un espacio especial de Internet a donde va a parar la información filtrada o cuentas hackeadas: la Dark Web, donde afloran los stios de intercambio de información robada, como una especie de MercadoLibre ilegal. El sitio Privacy Affairs, especializado en investigación, información y asesoramiento sobre privacidad de datos y ciberseguridad, realizó un nuevo índice de precios de la Dark Web en el que se detallan las variaciones de valor que hubo entre 2020 y 2021.

Los "productos" que se ofrecen en el mercado negro de Internet son de lo más variados: desde tarjetas de crédito clonadas o hackeadas, nuevos seguidores para Instagram o Facebook, cuentas de todas las redes sociales, cuentas de conductor Uber o de Netflix, pero también "mercadería" física, como pasaportes o credenciales de identidad falsas. Algunos hasta ofrecen promociones estilo "2x1".

Corporaciones y organizaciones notables como la NASA, McDonald's, Visa, MasterCard, Microsoft, T-Mobile, Lockheed Martin, Google e incluso las empresas de ciberseguridad FireEye y SolarWinds han sido víctimas de violaciones graves solo en 2020, aunque fue uno de los peores años para los ataques cibernéticos.

Qué es la Dark Web

La parte de Internet donde la mayoría de la gente navega es sólo la punta del iceberg. Todo aquello que no está indexado -es decir, que no se puede acceder por medio de una búsqueda de Google, sino que hay que conocer el sitio exacto para poder llegar- se llama la Deep Web o Internet profundo. Y en ese universo de sitios está la Dark Web (web oscura en inglés), muy difícil de rastrear, donde se comercializa todo lo que uno pueda imaginar (en su gran mayoría, cosas ilegales).

Cómo se vende en la Dark Web

El análisis de Privacy Affairs sobre la Dark Web demostró que entre 2020 y 2021 "no solo ha aumentado la cantidad, sino también la variedad de artículos para comprar, como las cuentas de cifrado pirateadas y los servicios web como las cuentas de Uber".

"Con la afluencia masiva de oferta, los compradores parecen estar gravitando hacia sitios más grandes y 'confiables', con White House Market con la mayor participación de mercado en ventas. Los mercados de la Dark Web incluso están empezando a parodiar los mercados tradicionales con ofertas cómicas de '¡compre 2 tarjetas de crédito clonadas y obtenga 1 gratis!', por ejemplo", reveló el informe de Zachary Ignoffo, especialista en privacidad de datos.

Vender en la Dark Web es riesgoso, lógicamente, por ser una actividad ilegal. "En un esfuerzo por mitigar la detección y el seguimiento por parte de las fuerzas del orden, la Dark Web se está moviendo hacia una mayor seguridad en todos los extremos", remarcó el reporte. Ya no aceptan Bitcoin (BTC) como método de pago "porque no es seguro, y los proveedores están exigiendo a los compradores que utilicen Monero como pago y se comuniquen solo a través del cifrado PGP".

Precio de tarjetas de crédito clonadas

"A pesar del aumento de la oferta, los precios de las tarjetas de crédito clonadas y los datos de titulares de tarjetas asociados en realidad parecieron aumentar en todos los ámbitos. Lo más probable es que el aumento de precio se deba a una combinación de factores como los crecientes riesgos de obtener la información, el beneficio cada vez mayor para los compradores de usar la información, la mayor calidad / precisión de los datos de la tarjeta o simplemente una buena inflación", analizó el experto de Privacy Affairs.

Los proveedores de datos de tarjetas de crédito robadas tienden a ofrecer una garantía del 80%, lo que significa que dos de cada diez tarjetas no son precisas o tienen menos del saldo anunciado.

Las tarjetas de crédito hackeadas que se venden más caras son las de Israel, a 65 dólares, seguidas por las de España y Japón, ambas a USD 40. Incluso se venden cuentas de Walmart asociadas a tarjetas de crédito, por 14 dólares. Los datos de acceso al homebanking de cuentas bancarias también cotiza alto.

Bajó el precio del hackeo a redes sociales

Si bien en una época era muy popular, ya no se paga mucho por hackear redes sociales. "Ya sea por el aumento del suministro de información pirateada o la disminución del valor de una cuenta pirateada individual, los precios de las cuentas de redes sociales pirateadas parecen estar cayendo en todas las plataformas", evaluó Privacy Affairs.

Los números cayeron bastante entre el 2020 y el 2021, de acuerdo a la evaluación del índice de precios. Lo más caro es una cuenta de Gmail hackeada, por 80 dólares, que hoy vale 76 dólares menos que en octubre pasado.

Por mil seguidores en Instagram se pagan sólo USD 5, valor que cayó dos dólares con respecto al año pasado, lo cual muestra "lo fácil que es para algunos ganar influencia a través de la prueba social con solo unos pocos dólares". También se venden seguidores para Facebook, Twitch, Twitter, LinkedIn, Pinterest y muchas otras redes sociales.

¿Por qué ya no se hackean tanto las redes sociales? "Dado el reciente aumento de las medidas de seguridad  implementadas por las plataformas de redes sociales, los piratas informáticos deben recurrir a técnicas de ingeniería social para obtener credenciales de inicio de sesión, lo cual es un esfuerzo muy laborioso para un éxito relativamente bajo", explicó Privacy Affairs.

Netflix y Uber

Los servicios digitales son una gran víctima de los hackeos. Una suscripción de un año para una cuenta hackeada de Netflix vale USD 44. Una cuenta de conductor de Uber hackeada vale USD 14, y una de pasajero de Uber, 8 dólares.

Pasaportes y documentos

Un clásico del mercado negro, que también es estrella en la Dark Web, es la venta de documentos falsos o robados, que se comercializan tanto en formato digital (escaneados) como físico.

"Dependiendo del proveedor, son altamente personalizables y se pueden hacer con cualquier detalle que el comprador desee, por lo que con solo unos pocos datos reales, un delincuente podría crear un archivo completo de documentos falsificados de apariencia oficial", indicó Privacy Affairs.

Los escaneos de documentos con selfies son un bien muy cotizado en el mercado negro online, "ya que pueden usarse para ataques de intercambio de SIM, así como para solicitudes de acceso a datos personales en California y en la UE".

El pasaporte físico para Malta es el más caro, ya que se consigue por USD 6.500. El pasaporte francés y el lituano se consiguen a 4 mil dólares. Una licencia de conducir estadounidense sale 100 dólares.

El dinero falso también es popular, en especial los billetes de 20 o 50 de dólar estadounidense. Es la moneda más popular junto con los euros y la libra esterlina, entre otros. Algunos incluso se venden con una garantía de prueba de lápiz UV. Los billetes falsos de "alta calidad" notificados normalmente cuestan alrededor del 30% del valor del billete.