Los obreros de la empresa Dass -que fabrica zapatillas de la marca Nike- que fueron despedidos el viernes se presentaron ayer por la mañana a trabajar. Sin embargo, no pudieron ingresar a sus puestos debido a que la empresa “no había recibido la notificación por parte del Ministerio de Trabajo de la Nación” de la conciliación obligatoria.

Finalmente, antes del mediodía, la compañía recibió la notificación y los sesenta empleados que habían sido cesanteados pudieron ingresar. Hoy habrá una mesa de diálogo en Buenos Aires donde se reunirán dirigentes del gremio que agrupa a estos empleados con representantes de Dass y el ministro de Trabajo e Industria, Dante Sica.

“A nosotros nos gustaría que también esté presente la gente de Nike porque ellos también son responsables. Es un conjunto de gente que nos está dejando en la calle”, explicó el delegado Gustavo Melgarejo a Misiones Online.