El multimillonario francés Lord Alain Levenfiche of Runhall Popes quiere desprenderse del piso más caro del imponente edificio Kavanagh. Se trata del piso 14 donde vivió Corina Kavanagh, quien encargó la construcción del edificio inaugurado el 3 de enero de 1936.

Lo compró en 2004, pero hace tres años que quiere venderlo y no puede. Llegó a pedir US$3,9 millones, tuvo ofertas pero no se concretó la operación. Ahora lo pensó mejor y bajó sus pretensiones. Pide US$3,5 millones, por un piso que hace una década costaba US$6 millones, pero que aseguran que él lo pagó US$1 millón hace 15 años.

El Kavanagh fue construido en 14 meses, tiempo récord, por el estudio de arquitectura de Gregorio Sánchez, Ernesto Lagos y Luis María de la Torre. Con un estilo art decó y 120 metros de altura, fue el rascacielos más alto de Sudamérica y se convirtió en la torre de hormigón más alta de América Latina.  

Ubicado en Florida 1065, el Kavanagh fue elegido como vivienda por el ex ministro José Alfredo Martínez de Hoz, los periodistas Joaquín Morales Solá y Jorge Lanata, por el abogado Carlos Maslatón y la ex embajadora Alicia Castro, entre otros.  

El 14A aunque parezca de un departamento, se trata del piso completo. Cuenta con 7 ambientes, dos jardines y una terraza única. Lo más impactante es que tiene vista a 360°, desde allí se puede ver Retiro, el Río de la Plata, el Puerto y la Plaza San Martín.  

Su superficie total es de 740 metros cuadrados, la superficie cubierta es de 475 metros cuadrados y la terraza y los jardines ocupan 251 metros cuadrados. Sólo la baulera tiene 14 mestros cuadrados.

Tiene cinco dormitorios en suite, dos de ellos son master suites, uno es de 80 y el otro es de 60 metros cuadrados. Un total de 7 baños.  Además de la gran iluminación que tienen dan a una gran terraza privada con jardines.

Patagonia Sinergia Real State tiene la exclusividad para la venta, Christian Jeckeln, su titular, cuenta “uno de los baños, que no es de las master suites, es el que ocupaba la mismísima Corina Kavanagh, ese no fue tocado y se mantiene tal cual, con los mismos mármoles y griferías”.

Cuenta con una cocina amplia, con una isla y muebles bajo mesada y sobremesada, posee antecocina con doble circulación, un comedor para 12 personas, un living divido en dos partes y una barra iluminada como en una disco y playroom. Entrada independiente de servicio, dependencia de servicio doble con baño completo, lavadero y despensa.

El departamento está vacío, sólo es ocupado cuando Lord Alain Levenfiche viene de Londres. Es un experto en propiedades inmobiliarias de lujo.

Para los amantes del Kavanagh, el único defecto que tiene el glamoroso piso 14a es que su actual propietario decidió sacarle todos los pisos de roble de Eslavonia y los reemplazó por porcelanato. En algunas habitaciones puso pisos de moquet. Sólo resistieron los listones originales de roble. Pero pudieron convencerlo y guardó los pisos que quitó en la baulera.  

El valor de las expensas es de $90.000 mensuales, pero incluye Aysa. Aunque fue declarado por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Arquitectura de la Modernidad, paga un ABL por $22.170. No tiene cocheras, sólo dos de cortesía para el 14A.

Tiene 5 ascensores disponibles y permite menores de 12 años. Para ingresar en la entrada hay un conserje que anuncia al invitado antes de subir. Cuenta con un staff de 18 empleados que incluyen 2 mayordomos, 2 garagistas, secretaría, porteros, plomeros y hasta electricistas.

Si bien se publicó un aviso en Zonaprop donde se ofrecía en alquiler a US$5000, si hoy le preguntan al Lord no lo duda, lo quiere vender, no alquilar.

Sigue en la búsqueda de alguien que quiera disfrutar del piso de Corina Kavanagh y de sus historias de amor y venganza. Corina se enamoró de Aaron Anchorena, pero su madre Mercedes Castellanos de Anchorena desaprobó el noviazgo. Esta dama, había sido la misma que mandó a construir la Basílica del Santísimo Sacramento donde hoy descansan sus restos.

Doña Mercedes vivía donde hoy está ubicada la Cancillería, tenía vista preferencial a la Basílica. Incluso decidió comprar un solar para estar más cerca de su iglesia favorita. Cometió el error de irse a Europa sin concretar la operación. Corina se adelantó, ofertó más de lo convenido y se quedó con la tierra donde luego construyó el imponente edificio Kavanagh.

El objetivo estaba claro, Corina quería que doña Mercedes no pudiera ver desde su casa la iglesia. No sólo lo logro, sino que para poder ver de frente la Basílica, no queda otra alternativa que pararse en el pasaje Corina Kavanagh.

Algunos dan fe en que esta historia es cierta, otros desconfían, lo cierto es que el 14A conserva, pese a los cambios, todo el glamour de los Kavanagh.

Más notas de

Graciela Moreno

Ofrecen diez fondos de comercio de bares en el barrio de Palermo

Algunos de los bares de Palermo que están a la venta tienen casi una década de historia

Glovo se fue de Chile, Brasil y se va de Uruguay

En Argentina la empresa lanzó nuevos servicios

Bagley frena una de sus cinco plantas y suspende a 370 operarios

Bagley es la mayor empresa de galletitas de América del Sur

El dueño de la fabricante de gaseosas Manaos denuncia un boicot en su contra

El dueño de Manaos denuncia un boicot en su contra

El escándalo del cordero pone en alerta los negocios de Federico Álvarez Castillo

El empresario eforzaría la custodia en Etiqueta Negra y teme menos ventas en The Colette, que inaugura en noviembre

Cerró el bar Bauness, un clásico del barrio de Villa Urquiza

Los vecinos lamentan el cierre del bar Bauness

Heineken lanza un aviso en el país para responderle al polémico spot de Brahma

El bautismo birrero de Brahma despertó repudios y el aviso sólo duró cinco días al aire

La gastronomía del ex BA Design sigue abierta, cerró el shopping

Buenos Aires Design

Los comerciantes de la avenida Belgrano se unen para volver a crear un polo mueblero

Hay 152 mueblerías y más del 10% de locales vacíos en diez cuadras

Empresas de fuegos artificiales esperan una suba de ventas para el festejo de fin de año

Crecen productos lumínicos