La histórica fábrica de cosechadoras Vassalli, fundada en 1949, profundiza su crisis. La UOM Rosario denunció penalmente a los directivos por insolvencia fraudulenta y desbaratamiento de la empresa en la fiscalía provincial de Santa Fe. La próxima semana se sumará otra denuncia en los tribunales federales por retención indebida de aportes. Según Pablo Cerra, abogado del sindicato, le adeudan $20 millones al gremio por aportes impagos.

Esta empresa que supo ser emblema del sector de maquinarías agrícolas, incluso fueron los creadores a nivel mundial de un tipo de cosechadora especial, atraviesa una difícil situación hace más de dos años. En junio de 2016, la nieta del fundador Mariana Vassalli cedió las acciones de la compañía a responsables de concesionarios: Néstor Girolami, Sergio Barbero y Gastón Aguirre para que la continuarán, debido a que tenía graves problemas financieros y se habían caído contratos con Venezuela.

Al Procedimiento Preventivo de Crisis le siguió el despido de más de 300 trabajadores, hoy quedan 370 empleados a quienes se les adeuda $100.000 a cada uno, según confirma Cerra a BAE Negocios. La planta estuvo hace dos meses, tomada por 45 días, se destrabó el conflicto, pero la empresa sigue incumpliendo con sus deberes.

Ubicada en Firmat, provincia de Santa Fe, está ocasionando un colapso en el pueblo de más de 20.000 habitantes. En estos días, la empresa DASA, una de sus proveedoras, esta siendo tomada.