El fabricante británico de vehículos todoterreno Land Rover anunció que no renovará el contrato de alrededor de 1.000 trabajadores temporales y que recortará la producción en su planta de Solihull, en el centro de Inglaterra. Las ventas de nuevos autos cayeron 5,7% en el Reino Unido en 2017.