La filial argentina del fabricante sueca de electrodomésticos Electrolux despidió a ochenta operarios de su planta de Rosario. El argumento de la compañía sería la baja en las ventas, producto de la apertura de la importación. Como consecuencia de ello, frenó la producción de la línea de freezers que desarrollaba, informa Rosario Plus.

La empresa había realizado importantes inversiones en los últimos años. Desembolsó $123 millones en 2014 y $210 millones en 2015 y había aumentado su personal de 150 a 1.000 trabajadores y la superficie de 3.200 metros cuadrados a 25.000 metros, tan sólo dos años atrás. Fabricaba heladeras, lavarropas, freezers, cocinas y contaba con la planta de refrigeración de mayor capacidad del país.

Los 80 trabajadores, de los cuales 20 eran efectivos y 60 contratados, reclaman la reincorporación a Electrolux.

La compañía sueca tiene presencia en 150 países y casi medio centenar de fábricas en todo el mundo con 60.000 empleados. El año pasado, Electrolux tuvo un beneficio neto de 587 millones de euros, un 28% más que un año antes. La ganancia operativa subió un 18%, hasta los 757 millones de euros y las ventas ascendieron a los 12.480 millones de euros, lo que representa la suba de casi un punto porcentual, según informó el diario El País. Sin embargo, comenzó un plan de ajuste en la filial argentina.