Tras la decisión de Massalin de despedir a 220 empleados de su planta ubicada en Goya, el Ministerio de Producción y Trabajo dictó la conciliación obligatoria por quince días para intentar frenar esa medida.

La cartera que conduce Dante Sica aclaró que en el marco de esa conciliación se intimó a la empresa a "abstenerse de realizar cualquier tipo de medida durante la duración de la misma".

La firma afiliada a Philip Morris Internacional había señalado que lamentaba "verse obligada a desvincular a alrededor de 220 empleados que desarrollaban actividades en el establecimiento que operó por más de 65 años".

El Ministerio, a su vez, convocó a los representantes de la compañía y a los dirigentes del Sindicato Único de Empleados del Tabaco de la República Argentina (SUETRA) y de la Federación de Trabajadores del Tabaco de la República Argentina, a participar de una audiencia hoy para intentar superar el conflicto.