La Justicia comercial dictó la quiebra de Hope Funds, la empresa de Enrique Blaksley, quien es acusado de la mayor estafa de la historia argentina. La maniobra involucra a más de 2.000 inversores y a unos $1.500 millones.

Blaksley, más conocido como el "Madoff" argentino, está detenido desde abril acusado de estafas y lavado de dinero.

La investigación, que duró más de dos años y estuvo a cargo de la jueza María Romilda Servini y la fiscal Alejandra Mangano, también incluye a sus socios y presuntos cómplices: Federico Dolinkué; su cuñada, Verónica Vega, y su gerente administrativo, Alejandro Miguel Carozzino.

Durante la década pasada, Blaksley se comenzó a hacer conocido cuando su fondo de inversión comenzó a sponsorear al equipo de polo La Dolfina, propiedad de Adolfo Cambiaso. Además, trajo estrellas al país de la talla del tenista Roger Federer y del atleta Usain Bolt. Mientras tanto, ofrecía a través de Hope Funds contratos de mutuo en donde inversores -desde profesionales hasta jubilados- entregaban su dinero con la esperanza de recibir jugosos intereses del 12 por ciento.

La jueza Servini y la fiscal Mangano estiman que Blaksley encabezó con un entramado de 40 firmas nacionales y offshore un esquema Ponzi que habría involucrado al menos 2.230 damnificados para un daño estimado por los investigadores en $1.500 millones, indica Infobae.

La nueva quiebra, por otra parte, abre la puerta a la liquidación y remate de los bienes de Blaksley, como podría ser su casa en el country Pacheco Golf donde fue arrestado por la Policía de la Ciudad y donde se quejó en su indagatoria de "no tener agua caliente ni calefacción" además de manejar "un 207" y no el BMW X6 en el que fue visto por varios de sus acreedores y ex colaboradores.