El grupo The Walt Disney Company amplió su plan de bajas de empleados y anunció que, para mitad del 2021, habrá despedido a 32 mil personas, en su mayoría trabajadores de sus parques de atracciones, por el impacto que produce la pandemia de coronavirus en sus actividades.

La cifra es aún mayor que los 28.000 puestos de trabajo de los que Disney había informado que iba a prescindir en Estados Unidos en septiembre pasado.

En su informe anual ante la Security and Exchange Comission (el ente regulador de las bolsas en el país norteamericano), publicado en diversos medios especializados, el principal conglomerado de empresas de entretenimiento del planeta informó que su planta de empleados a fines de octubre llegaba a unas 203.000 personas en todo el mundo. De todos ellos una gran parte, cerca de 155.000, están conectadas con actividades relacionadas con los parques.

El negocio de los parques es, en un año convencional, uno de los más lucrativos para la empresa del ratón Mickey: cuenta con dos en Estados Unidos (Disneyland en California y Disney World en Florida), tres en Asia (Tokio, Hong Kong y Shanghai) y uno más en Europa (París).

Millones de turistas los visitan cada año y su actividad está reducida prácticamente a cero desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, lo que se refleja en los reportes financieros de la compañía, que este año tendrán fuertes pérdidas.