De a poco, y luego de muchos años, las grandes marcas internacionales vuelven a mirar al mercado argentino.

En los últimos días, dos reconocidas etiquetas de moda estadounidenses hicieron su debut absoluto en el país: Banana Republic y Victoria's Secret.

Los primeros pasos lo están dando a través de sendos locales comerciales en el Aeroparque.

Ambos se encuentran ubicados dentro de la tienda Shopgallery en el preembarque de la aeroestación porteña.

Tanto la marca de indumentaria como la de lencería utilizarán a estas tiendas para realizar un testeo que les permita conocer el potencial que tiene el mercado local. Recién ahí, sus casa matrices -GAP, en el caso de Banana Republic y Limited Brand, en el de Victorias Secret- pensarán en una expansión aún más ambiciosa.

A nivel mundial, Banana Republic factura alrededor de u$s2.500 millones mientras que Victorias Secret tiene ventas por más de u$s6.000 millones.

Hasta ahora, el mercado argentino no aparecía demasiado atractivo para la mayoría de las empresas de moda internacionales, que sí miraban otras opciones en la región.

Por caso, H&M, que factura u$s43 millones en Chile ya anunció que sumará otras tres tiendas en Santiago. En la capital chilena también se instaló la propia Banana Republic, Michael Kors y Zara Home.

En forma paralela, Victoria's Secret prepara su desembarco en Lima, mientras que Forever 21 ya abrió en Porto Alegre, Bogotá y Guayaquil, y GAP inauguró sus primeras tiendas exclusivas en Asunción y en Montevideo.