Hasta el último minuto, los dos gigantes fabricantes de aviones, la estadounidense Boeing y la europea Airbus libraron una gran batalla para ganar participación de mercado. El resultado final, fue bueno para ambos: Airbus gana en pedidos y Boeing, en entregas.

El fabricante europeo ha logrado finalmente mantener el liderazgo en la industria por volumen de pedidos recibidos en 2017. La noticia solo fue empañada porque el futuro del enorme avión A380 está en duda, ante la falta de nuevas reservas. Airbus se anotó 1.109 pedidos netos de aviones en 2017 de 44 clientes.

Boeing cerró el año con 912 unidades por parte de un total de 71 clientes. En ambos casos, les sirve para asegurar a los inversores que siguen creciendo. En cuanto a las entregas, ahí Boeing es la ganadora: ensambló 763 aviones. Supera por uno el récord de 2015. Construye 5.864 aviones en cartera por valor de 134.800 millones de dólares.

Es suficiente para cubrir siete años de trabajo. Por su parte, Airbus entregó 718 unidades durante el año (frente a las 688 realizadas en 2016) y va a elevar la producción del A320 en la planta que tiene cerca de Pekín, una de las cuatro que opera en todo el mundo. Para Airbus el año fue duro, a las ventajas de Boeing, se le sumó la investigación en Francia y Reino Unido por sus prácticas comerciales. Pese a ello, los títulos del consorcio europeo están al tope. También los de su rival Boeing, el valor que mejor rindió en Wall Street. Airbus iba bastante rezagada hasta que sorprendió con más de 500 pedidos en solo 24 horas.

La estadounidense Boeing gana en entregas y la europea Airbus en cantidad de pedidos

Fue un récord para la industria. Entre los contratos se encontraba el de 430 aviones del modelo de pasillo único A320Neo para el fondo Indigo Partners, que se repartirá entre cuatro aerolíneas. Después sumó otros contratos por 275 aviones, que incluyen 100 unidades para la compañía Delta Air Lines. Dos terceras partes del negocio lo hizo con 2017 llegando ya a su fin. El impulso final fue suficiente para batir a Boeing.

Boeing acumulaba en los primeros nueves meses del año ingresos por valor de 41.260 millones de dólares en la división de aviones comerciales. Es una caída del 5% respecto al mismo periodo del año anterior. En el caso de Airbus, la cifra de negocio por la venta de aviones comerciales mejoró un 4%.