El sector inmobiliario sigue sumando estadísticas catastróficas. Durante el mes pasado, con un mercado parado por la cuarentena, sólo se concretaron siete operaciones de compraventa de propiedades.

El monto involucrado en las pocas transacciones que hubo alcanzó los $20,7 millones, una caída de casi 100% con respecto al mismo mes del 2019.

El valor promedio de los actos fue de $2.925.571, USD43.105 dólares de acuerdo al tipo de cambio oficial promedio. Bajó 38,6% en un año en pesos, mientras que en moneda estadounidense cayó 61,6 por ciento.

En abril, no hubo escrituras formalizadas con hipoteca bancaria. En el cuatrimestre acumula una baja de escrituras con crédito del 54,6 por ciento.

Estos números llegan luego de casi dos años consecutivos de caídas en las ventas. "Los datos de abril serán vistos en la serie históricamente claramente como una foto de época. El confinamiento y las restricciones solo permitieron actos de fuerza mayor que tuviesen una razón de salud o humanitaria. De todos modos, y pese a que las escribanías atienden con turnos con reserva previa, falta bastante para recuperar actividad, sobre todo porque los actores vinculados a nuestra labor están limitados también y hay servicios que no han reabierto. Creemos que de esta crisis (que ahora no se limita al sector inmobiliario) salimos trabajando en conjunto y con intereses colectivos", indica Carlos Allende, Presidente del Colegio de Escribano de la Ciudad de Buenos Aires.