El Departamento de Comercio de los Estados Unidos (ITC, por sus siglas en inglés), decidió por primera vez postergar la publicación de los aranceles definitivos al biodiésel argentino denunciado por recibir subsidios en torno del 30 por ciento. Valer recordar que hasta el momento son “preliminares” y se esperaba un cambio desde el lunes, pero este aun no fue confirmado. Por lo pronto, Argentina mantiene su postura de reclamar ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) para que dirima el conflicto.

Fuentes que participan de la negociación señalaron a BAE Negocios que el ITC reconoció “desconocer” cuando saldrán la imposición de los impuestos para la importación del biocombustible no sólo por subsidios sino también por dumping y además se disculpó porque es la primera vez en 45 años incumple una fecha.

Si bien se entiende que es cuestión de días para que la medida sea publicada, la demora estaría fundamentada en que el secretario del ITC, Wilbur Ross se encuentra de gira junto al presidente Donald Trump en Asia desde el domingo pasado en lo que es el viaje más largo del mandatario. El mismo que dura once días ya paso por Japón, Corea del Sur y luego le sigue China, Vietnam y Filipinas.

El presidente Mauricio Macri que estuvo hasta ayer en los EE.UU., declaro a la agencia Bloomberg que el acuerdo por el biodiésel “vendrá del sector privado”, en la medida que establezcan “en qué condiciones aceptaría continuar importando de Argentina, porque lo cierto es que lo necesitan”, en referencia al país del Norte.

Sin embargo, nunca hubo respuesta por parte de la Junta Nacional de Biodiésel de los EE.UU. (NBB, por sus siglas en inglés), parte demandante, y todo se encamina a un proceso que durara tres años si todo recae en manos de la OMC.