El plan de Bayer para obtener la aprobación del regulador antimonopolio para la compra del abastecedor de semillas estadounidense Monsanto no ha satisfecho a funcionarios del país, a los que les preocupa que la fusión por u$s62.500 millones pueda afectar a la competencia, informó Bloomberg.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos quiere que Bayer desinvierta más activos para satisfacer sus condiciones y no cree que la propuesta actual de la alemana sea suficiente.

Bayer había prometido vender ciertos activos en semillas y herbicidas por u$s7.260 millones a BASF para abordar preocupaciones de los reguladores de la Unión Europea, y en forma separada ofreció vender su negocio de semillas de hortalizas a esa misma compañía.