Por primera vez, se probó ayer en la Argentina el funcionamiento de la tecnología 5G. Movistar y Ericsson alcanzaron una velocidad récord de 22 GBps, la más rápida de Sudamérica. Esto fue posible porque utilizaron el Banco de Pruebas 5G mmWave 28 Ghz de Ericsson, que permitió utilizar 800 megahertz, superando los actuales 500 megahertz que utiliza toda la industria junta en la Argentina.

Para que el 5G pueda funcionar en la Argentina, previa definición del standard de la industria, se requiere para se despliegue el doble de la cantidad de frecuencias asignadas hoy al conjunto de todos los operadores móviles.

La tecnología 5G permitirá bajar una película completa en menos de dos segundos o bajar 300 canciones en menos de un segundo.

Además, permitirá una interconexión mayor, por ejemplo, cuando funcionen los vehículos autónomos o para una cirugía remota. En la presentación, las empresas aprovecharon la presencia del ministro de Modernización, Andrés Ibarra, para reclamarle una ampliación del espectro.

Nicolás Brancoli, Vicepresidente de Sudamérica de Ericsson, señaló que “necesitamos que el Gobierno ponga reglas claras y nos permita usar más espectro, así las compañías y las telefónicas podremos invertir en desarrollo para darle mejor calidad de vida a los argentinos”.

Brancoli recordó que “Argentina fue el último país de la región en tener espectro radioeléctrico para desplegar 4G. Espero que para compensar, esta vez, Argentina sea el primer país en tener 5G. Hasta que se defina el standard pasará un tiempo, si se amplía el espectro, Argentina puede tener esta nueva tecnología en 2020”.

El ministro Ibarra, recogió la inquietud que le planteó todo el sector y se comprometió. “El Gobierno hará lo que haga falta para tener una Argentina moderna y conectada” y dijo que espera ver “un sector privado que invierta empujado por la normativa”.

En una charla con Telám, adelantó a la agencia oficial que “el próximo mes” habrá nuevas defi niciones en materia regulatoria mediante “resoluciones y decretos”. El presidente ejecutivo de Telefónica de Argentina, Federico Rava también reclamó más espectro “especialmente en Buenos Aires”.

En la Ciudad, Movistar tiene adjudicadas frecuencias en la banda de 700 megahertz que todavía no puede utilizar porque el Ente Nacional de Comunicaciones no termina de “limpiarlas”, lo que requiere migrar a Telecentro, entre otros actores, de esa ubicación.