El Banco Santander anunció su objetivo de recortar más de 3.700 empleos en España, el 11% de su dotación de personal, y cerrar 1.150 sucursales, dentro de un plan de reestructuración.

El anuncio se produce sólo dos semanas después de que la entidad anunciara que ganó 1.840 millones de euros en el primer trimestre de 2019, un 10% menos, en parte debido a los costos de la reestructuración.

El mayor banco de España, con presencia en diferentes países de América latina, en Estados Unidos y el Reino Unido, anunció su plan de reestructuración tras absorber el año pasado al Banco Popular, indicó la agencia Efe.

La cantidad de trabajadores a reducir equivale al 11% de su dotación total

Actualmente el Banco Santander ocupa en España a 32.366 personas, y su red está compuesta por 4.366 oficinas. La entidad explicó que está dispuesta a realizar los ajustes de empleo de forma no traumática, es decir, a través de bajas incentivadas y prejubilaciones.

Las salidas de personal afectarán principalmente a la red de sucursales, pero también a los servicios centrales.

Una de cada cuatro

El número de sucursales que propone cerrar se sitúa en 1.150, de un total de 4.427, es decir, una de cada cuatro, según se indicó. De momento, el banco no ha indicado qué bancos cerrará y cuáles no, ya que aún no ha concluido el mapeo dados los diferentes contratos de alquiler que existían en la red proveniente de Popular, con unas 1.500 ubicaciones, de las que ya se han integrado con las de Santander unas 600.