Al ritmo de lo que ocurría en el resto del mundo, en los últimos dos años, el formato de las salas de escape se expandió por las principales ciudades del país. Varios emprendedores se animaron a competir en un negocio que no sólo captaba a amigos o familias que querían divertirse sino también a empresas que lo utilizaban para capacitar a sus empleados.

Pero la pandemia y el aislamiento llegaron para cambiar los planes de todos ellos. Por las características del negocio –mantener a varias personas por una hora encerradas en varias  habitaciones- fue una de las primeras actividades que tuvieron que cerrar y, claro, será una de las últimas en volver.

“Antes de la pandemia, en Argentina había unas 200 salas. Muchas de ellas, no pudieron hacer frente al contrato de alquiler y los gastos y ya decidieron devolver el local a su dueño y cerrar la empresa. Otras estamos tratando de sobrevivir”, explica a BAE Negocios Adrián Estoup, Fundador de Escape Buenos Aires, quien agrega que no cuentan con una Cámara que nuclee a unas treinta empresas que son parte de una industria que emplea a cerca de 5.000 personas de diferentes perfiles que incluyen a ingenieros, programadores, guionistas y escenógrafos.

Los que todavía intentan resistir, están utilizando los recursos más variados. Lo que más se está viendo son las salas virtuales, en donde a través de cualquier dispositivo el participante puede acceder a un lista de acertijos que le permite ir pasando de niveles. La propuesta es para todo el mundo aunque puede estar adaptada para gente que cumple años o para compañías que quieran realizar un ejercicio específico con sus empleados. Las redes sociales y otras plataformas como Zoom se están transformando en buenos aliados de las iniciativas.

“Algunas salas son gratuitas y sirven para fidelizar a nuestros clientes y las que tienen un valor, queremos que sea simbólico ($250) teniendo en cuenta el contexto”, agrega Estoup, quien además aclara que ese dinero, más la ayuda estatal para pagar el 50% del sueldo, los ayuda para mantenerse en pie. “Preferimos no sacar un crédito porque no sabemos cómo vamos a estar dentro de unos meses para hacer frente a ese préstamo”, añade.

El ejecutivo asegura también que muy pronto en el país habrá propuestas de realidad virtual que permitirá ingresar a las salas desde una PC, tal como si el participante estuvieran en el lugar.    

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Desde el inicio de la pandemia cerraron 180 boliches en Ciudad y Provincia de Buenos Aires

El Bosque de Quilmes fue una de las primeras discotecas emblemáticas que cerró sus puertas

Fabricantes de smartphones proyectan producir 15% más que antes de la pandemia

Con la caída del poder adquisitivo, ganan terreno los celulares baratos

Vicentin: mientras avanza el proceso de venta, la Justicia ratifica su valor

La empresa tiene una deuda de 1.200 millones de dólares, similar al valor de sus activos

Agencias de viajes en reconstrucción: Almundo compra dos empresas y Despegar busca talentos

Las nuevas tecnologías, una aliada de las agencias para el despegue

Los comerciantes apuestan a los nuevos medios de pago para comenzar a recuperar ventas

El modelo Buy Now, Pay Later se expande en todo el mundo

Desde que comenzó la pandemia, los valores de las propiedades porteñas cayeron 10 por ciento

Durante abril, se vendieron unas 2.300 propiedades

Empresa nacional duplicará su producción de zapatillas

El Grupo Blanco sumará 500.000 pares anuales

Negocio millonario: el merchandising del "arquero" Enzo Pérez, furor en redes e internet

Los vendedores informales buscan aprovechar su oportunidad

La cementera Holcim invierte 120 millones de dólares para ampliar su producción

Con esta ampliación se podrán construir más de 450 kilómetros de autopistas

Chocolate de exportación: las empresas de Bariloche se abren camino en el exterior

Varios locales de Bariloche han tenido que cerrar ante la falta de turistas y estudiantes