Al ritmo de lo que ocurría en el resto del mundo, en los últimos dos años, el formato de las salas de escape se expandió por las principales ciudades del país. Varios emprendedores se animaron a competir en un negocio que no sólo captaba a amigos o familias que querían divertirse sino también a empresas que lo utilizaban para capacitar a sus empleados.

Pero la pandemia y el aislamiento llegaron para cambiar los planes de todos ellos. Por las características del negocio –mantener a varias personas por una hora encerradas en varias  habitaciones- fue una de las primeras actividades que tuvieron que cerrar y, claro, será una de las últimas en volver.

“Antes de la pandemia, en Argentina había unas 200 salas. Muchas de ellas, no pudieron hacer frente al contrato de alquiler y los gastos y ya decidieron devolver el local a su dueño y cerrar la empresa. Otras estamos tratando de sobrevivir”, explica a BAE Negocios Adrián Estoup, Fundador de Escape Buenos Aires, quien agrega que no cuentan con una Cámara que nuclee a unas treinta empresas que son parte de una industria que emplea a cerca de 5.000 personas de diferentes perfiles que incluyen a ingenieros, programadores, guionistas y escenógrafos.

Los que todavía intentan resistir, están utilizando los recursos más variados. Lo que más se está viendo son las salas virtuales, en donde a través de cualquier dispositivo el participante puede acceder a un lista de acertijos que le permite ir pasando de niveles. La propuesta es para todo el mundo aunque puede estar adaptada para gente que cumple años o para compañías que quieran realizar un ejercicio específico con sus empleados. Las redes sociales y otras plataformas como Zoom se están transformando en buenos aliados de las iniciativas.

“Algunas salas son gratuitas y sirven para fidelizar a nuestros clientes y las que tienen un valor, queremos que sea simbólico ($250) teniendo en cuenta el contexto”, agrega Estoup, quien además aclara que ese dinero, más la ayuda estatal para pagar el 50% del sueldo, los ayuda para mantenerse en pie. “Preferimos no sacar un crédito porque no sabemos cómo vamos a estar dentro de unos meses para hacer frente a ese préstamo”, añade.

El ejecutivo asegura también que muy pronto en el país habrá propuestas de realidad virtual que permitirá ingresar a las salas desde una PC, tal como si el participante estuvieran en el lugar.    

Más notas de

Gustavo Grimaldi

El gigante español de fertilidad Ivirma vende su negocio local y se retira de Argentina

La compañía tiene 74 centros médicos en ocho países

Tres de cada diez departamentos en venta fueron retasados a la baja

El precio promedio de una propiedad en CABA se ubica en los 2.366 dólares por metro cuadrado

Un gigante de las cripto compra a la local SeSocio por USD120 millones

Un gigante de las cripto compra a la local SeSocio por USD120 millones

El Gobierno autoriza a operar a cuatro empresas de vuelos privados

Expectativas por la vuelta de los viajes de negocios

Herederos del creador de los colchones Piero reflotan el desarrollo de un barrio de lujo

Todavía falta un alto porcentaje de la urbanización por desarrollar

Carrefour busca cien pymes proveedoras en todo el país

Delpack vende su puré de papa en los Carrefour de Brasil

Los fabricantes de sidra buscan romper con la estacionalidad del producto

Los fabricantes de sidra buscan romper con la estacionalidad del producto

Balnearios y paradores de la Costa Atlántica proyectan una ocupación plena para enero

El balneario Rada Beach de Pinamar tiene casi todo alquilado para enero

Empresa de Dubai compra a una startup local de viajes compartidos

Alejo Miragaya y Alejandro Taubas, creadores de ViaPool

Los dueños de Sodimac adquieren un área petrolera y gasífera en Vaca Muerta

Medanito está reestructurando sus compromisos financieros