El Estado alemán oficializó su ingreso como accionista de la Deutsche Lufthansa AG y se convirtió en el principal socio de la aerocomercial, según un aviso obligatorio difundido por la compañía.

El Estado alemán se quedó con el 20,05% de las acciones del grupo, a través de la inyección de 9.000 millones de euros provistos por el Fondo de Estabilización Económica, establecido para paliar la crisis generada por el coronavirus (Covid-19), que también incluye un préstamo del banco estatal de desarrollo KfW (Kreditanstalt für Wiederaufbau), reportó la agencia DPA.

Recientemente Lufthansa había dejado de cotizar en el principal selectivo bursátil alemán, el Dax, para pasar a cotizar en el MDax.

Para integrar el círculo de las 30 empresas del Dax es determinante el volumen de negocios (operaciones) en Bolsa y el valor bursátil (capitalización de mercado) de cada una de las compañías.

La casi paralización del tráfico aéreo mundial registrada a partir de la expansión del coronavirus afectó seriamente a Lufthansa, lo que le provocó una importante caída en el valor de sus acciones.

Como consecuencia, por primera vez en 32 años la aerolínea abandonará el Dax 30 para pasar a cotizar en el MDax, junto a otras empresas de tamaño mediano.

La reacción del mercado

Tras el anuncio de la participación estatal, el 25 de junio, las acciones de Lufthansa subieron 14,4% en las primeras rondas de negocios de la Bolsa de Francfort, luego de que el hasta entonces accionista mayoritario de la empresa, Heinz Hermann Thiele, expresara su disposición a aprobar el rescate propuesto por el Estado alemán.

"Voy a votar por la propuesta", dijo el miércoles al diario Frankfurter Allgemeine el inversionista multimillonario, quien recientemente aumentó su participación en Lufthansa al 15.5%.

El respaldo de Thiele resultó ser un alivio para la canciller Angela Merkel, ya que, según los medios locales, no podría permitirse otro colapso comercial de alto perfil tras el fracaso de la firma de pagos Wirecard, una empresa fintech que se convirtió en la primera del selectivo DAX 30 en declararse insolvente, tras reconocer un agujero contable de 1.900 millones de euros.

El rescate de la aerolínea forma parte de un audaz plan de Alemania para recuperar la economía tras la pandemia de coronavirus, que contará con una fuerte participación del Estado.

Medidas de emergencia

Lufthansa acordó con el sindicato de auxiliares de vuelo medidas de ahorro de más de 500 millones de euros, para superar los efectos económicos de la pandemia de Covid-19 y que incluirían suspensión de aumentos salariales, bajas de las horas de vuelo y reducciones temporales en las contribuciones al plan de pensiones de la empresa.

En esa oportunidad la asamblea de accionistas del Grupo Lufthansa acordó la participación de capital por parte del Estado alemán, a cambio del paquete de ayuda.

El Gobierno germano recibió las nuevas acciones a un valor nominal de 2,56 euros por acción, muy por debajo del precio de Bolsa, y pagó alrededor de 300 millones de euros por ellas, lo que diluyó las acciones de los otros accionistas del grupo.

La aerolínea ya recibió, para mantener sus operaciones, un primer tramo del préstamo de alrededor de mil millones de euros.

"No nos queda dinero en efectivo. Sin apoyo, estamos amenazados de insolvencia en los próximos días", había anunciado el presidente del consejo de supervisión, Karl-Ludwig Kley.