La empresa de transporte terrestre ArBus, lanzada en agosto de 2014 durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, ya es historia.

En su inicio, la compañía buscó facilitarle el traslado a los pasajeros que querían viajar desde algunos puntos de la Ciudad al Aeroparque. La empresa de ómnibus operaba bajo el paraguas de Intercargo, la estatal que brinda servicios de tierra en aeropuertos, y parte de su management estaba compuesto por integrantes de La Cámpora.

"La empresa llegó a ganar $3 millones mensuales", le aseguró a BAE Negocios, Mariano Recalde, ex Presidente de Aerolíneas Argentinas y actual legislador porteño. "Sin embargo, este Gobierno liberal hizo lo posible para que la empresa desaparezca. Adrede, DellAcqua (Presidente de Intercargo por esos días) se presentó tarde a la licitación para llevar a los pasajeros de Aerolíneas y le dejó liberado el camino a Tienda León que, casualmente, es aportante de la campaña del PRO", agrega Recalde.

Justamente, una de las primeras decisiones que tomó Mauricio Macri cuando comenzó a gobernar fue poner a Mario DellAcqua -actual Presidente de Aerolíneas Argentinas- al frente de Intercargo. Rápidamente, el ex ejecutivo de Techint inició un proceso de racionalización y ahorro de costos, que luego fue continuado por su sucesor Luis Pintos.

Según fuentes del Ministerio de Transporte, ArBus le representa al Estado un déficit superior a los $18 millones anuales, con costos por $4 millones por mes pero ingresos mensuales de sólo $2,5 millones.

El servicio llegó a unir Aeroparque con Belgrano, Puente Saavedra, Alto Palermo, Puente Pacífico, Retiro y Obelisco. La tarifa era accesible: 20 pesos.

En la cartera indican que "durante esta gestión se minimizaron costos, tanto indirectos como directos, y se aumentaron los ingresos. A pesar de los avances no se logró un punto de equilibrio y la demanda no superó el 20% de ocupación. En colectivos de 35 asientos, se ocupaban en promedio sólo 7".

Recalde alega que esa situación se dio porque Arbus dejó escapar a manos de Tienda León la posibilidad de llevar turistas entre Ezeiza y Aeroparque y desde la ciudad de La Plata a ambas terminales aéreas.

En Transporte contragolpean y revelan que durante la gestión anterior el servicio estuvo sostenido por Aerolíneas Argentinas que, a través de un contrato, estaba obligada a pagar colectivos completos para trasladar gratis a sus empleados, sin importar la ocupación de los mismos. "Si viajaba un sólo empleado de Aerolíneas, la compañía estatal debía pagar por los 34 asientos vacíos restantes. Y lo hacía en un contexto también de déficit, donde la propia Aerolíneas precisaba de subsidios para subsistir. Aerolíneas recibió del Estado u$s5.000 millones para poder seguir volando. Esto representó picos de 132 dólares de subsidio por cada pasaje que vendía".

Preocupación

En medio de este fuego cruzado se encuentran los empleados que trabajan para ArBus.

Desde Transporte aclaran que de los 34 trabajadores que tenía la empresa, once ya fueron reasignados a nuevas tareas dentro de Intercargo mientras que otros 23 serán absorbidos por otras compañías de transporte. Mientras tanto, todos están con licencia con goce de sueldo hasta fin de mes.

Lo cierto es que, hace un tiempo que los micros de ArBus dejaron de transitar por la Ciudad: ahora se usan para trasladar pasajeros y tripulaciones dentro de la pista de aterrizaje.