El Gobierno de España aprobó el rescate de la compañía aérea Air Europa a través de una ayuda financiera de 475 millones de euros, que será gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Para acceder a esta ayuda, Air Europa deberá aceptar las condiciones que el consejo gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas le comunicó en la víspera, según la agencia Europa Press.

Si las condiciones, que aún no han tomado estado público, son aceptadas por la aerolínea, SEPI dará luz verde al rescate y lo elevará al Consejo de Ministros para su aprobación.

Esta ayuda puede ser clave para el desbloqueo de la compra y el reajuste del acuerdo firmado en noviembre entre el holding IAG y Air Europa, que habían pactado la adquisición en 1.000 millones de euros.

Por otro lado, la ayuda de la SEPI está supeditada a que la compañía haya sido solvente antes de la pandemia de coronavirus. Para lograr la aprobación de la ayuda, el gobierno español solicitó a Air Europa que presentara un plan de vialidad que se ajuste más a la realidad, debido a que "era demasiado optimista" en relación a la recuperación de los ingresos a percibir, indicó el portal Aviacionline.

El Fondo, aprobado el pasado 21 de julio y adscripto al Ministerio de Hacienda, tiene como objetivo apoyar la solvencia de las empresas mediante mecanismos tales como compra de acciones o de deuda, ante la solicitud previa de las afectadas y como último recurso.

Ayudas extras

 

También hay que considerar el préstamo de 140 millones de euros concedido con el aval de ICO (Instituto de Crédito Oficial de España) que aprobó el Gobierno Español en mayo. El grupo Globalia, al cual pertenece Air Europa, acumula más de 600 millones de euros en inyección de liquidez. Sin embargo, la compañía, que apenas dispone de dinero hasta Navidad, lleva meses sin pagar a los proveedores.

Además Globalia recibió la compensación pública otorgada para los 15.000 trabajadores que todavía mantiene sujetos a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que representa 38 millones de euros mensuales. Pero ya no cuenta con dinero suficiente para afrontar los sueldos de noviembre y diciembre pese a que el Estado se ha hecho cargo de gran parte de esos salarios.