El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) llevó a la cumbre de W20, grupo de afinidad del G20, su convocatoria a la formulación urgente de políticas públicas sólidas y de largo plazo para revertir la situación de vulnerabilidad e invisibilidad de las mujeres rurales.

El planteo fue realizado por representantes del IICA en la reunión final anual de W20, en Buenos Aires, en la que el grupo presentó al presidente Mauricio Macri un documento con recomendaciones para ser elevadas a los gobernantes del G20.

"Sin una mayor atención del poder público y de la sociedad civil ante la situación de vulnerabilidad que padecen, se ahondarán brechas que acarrearán dolorosas consecuencias sociales", dijo Edith Obschatko, especialista en Políticas del IICA.

"Las cuestiones de género deben ser prioridad y atravesar todas las áreas", agregó en una de las exposiciones del encuentro en la que instó a "considerar la trascendental importancia de las mujeres y niñas rurales, tan discriminadas y tan alejadas de los beneficios que deberían tener por ser miembros de esta sociedad. Ellas también cuentan".

Las mujeres rurales enfrentan nulo o insuficiente acceso a la propiedad de tierra, a recursos productivos, financiamiento, conectividad, agua potable, educación, salud y justicia, en comparación con los hombres que viven en el campo y con las mujeres urbanas y "reducir esas brechas compete no sólo a los gobiernos sino también a un compromiso de la sociedad civil sobre esta problemática", completó Obschatko.

La experta, en tanto, resaltó la importancia de estimular la participación política de las mujeres rurales para hacer más visibles sus problemáticas.

Recomendaciones a Macri

El presidente Mauricio Macri, visitó ayer el encuentro W20 y recibió de parte de las organizadoras un documento con recomendaciones para la igualdad de género. El W20 pidió "acelerar el ritmo de implementación" del compromiso del G20 de reducir la brecha en un 25% para 2025 y, para ello, propone "el desarrollo y financiamiento de planes nacionales e informes anuales sobre el progreso realizado". Para aumentar y mejorar la participación de las mujeres en la fuerza laboral, el W20 sugiere, además, implementar políticas de licencia parental obligatoria remunerada, reforzar las regulaciones para proteger a las mujeres de toda forma de violencia en el mundo laboral y analizar el futuro del trabajo desde una perspectiva de género.

Las delegadas de los más de 20 países proponen, asimismo, garantizar la inclusión financiera de las mujeres a través de "la igualdad de acceso de las mujeres al crédito, los servicios financieros, el patrimonio y los mercados, y diseñar iniciativas para mejorar su capacidad financiera, jurídica y emprendedora".