En Argentina, existen 6.000 gimnasios, la mayoría son pequeños, más bien barriales. En la Ciudad de Buenos Aires, se concentran las grandes cadenas que ofrecen un pase que permite recorrer varias sedes. Con la caída del consumo y el ajuste, ya no es tan accesible pagar entre $1.500 a $2.000 mensuales para poder pertenecer. Para prepararse a las épocas que corren, hoy la gran disputa está en el segmento low cost. La primera cadena en detectar esta necesidad fue On Fit. Megatlon, una de los gigantes del sector no se quedó atrás y lanzó Fiter, en julio. La idea es adelantarse a la llegada de la brasileña Smart Fit, la principal cadena de gimnasios de América latina que ultima los detalles para su desembarco.

Las propuestas son más simples, los gimnasios ya no cuentan con piletas semiolímpicas, ofrecen algo más de lo justo y necesario a un precio entre dos y tres veces menor al de las grandes cadenas. Los valores mensuales rondan entre los $500 y $790. Y si bien ofrecen descuentos por pago anual, ya no es necesario comprometerse a acuerdos de 12 meses para poder obtener un buen precio. Los clientes no quieren dejar de ir al gimnasio pero no saben cómo estarán sus finanzas en un mediano y corto plazo, por eso la opción de pagar mes a mes una cifra accesible los tienta.

On Fit es la primera cadena de gimnasios low cost, fundada por un ex Megatlon, ya cuenta con cuatro sedes. Está en Lomas de Zamora, microcentro, Colegiales y Villa Crespo. Pero su plan de expansión no se detiene ahí. Ofrece un acondicionamiento y tonificación, un plan para aumentar el volumen muscular y quemar calorías. También, una promoción que permite por $500 mensuales acceder a su gimnasio, si la idea es pagar anual, otra acción de marketing ofrece un plan de 12 meses por $6.000 (no incluye matrícula y carnet). Si las promos se terminan, los precios son de $4.400 semestrales o $7.100 anuales. Con equipos de última generación y amplias sedes, ofrecen una opción más que tentadora.

Fernando Storchi, un conocedor del mercado, quien fundó en 1999 la cadena Megatlon y es además, presidente de la Cámara Argentina de Gimnasios desde hace tres años, insiste en que la nueva tendencia está en el segmento low cost. Tiene 32 sedes en Capital Federal, Pilar, La Plata, Rosario y Córdoba, 140.000 socios activos y 50.000 personas por día que visitan sus gimnasios. Pero sabe que en estas épocas, hay que dar más opciones para poder seguir en carrera. El 2 de julio inauguró un gimnasio con un nuevo concepto low cost llamado fiter y le colocó ese nombre como marca. “En Argentina, sólo el 5% de la población va al gimnasio, mientras que en Estados Unidos la penetración llega al 20%. El concepto de fiter al ser low cost es más simple, más autogestiva, para gente que nunca piso un gimnasio o no depende tanto de profesores y no busca natatorios”, explica Storchi y agrega: “En Megatlon tenemos 60 clases grupales diferentes en Fiter sólo tres Zumba, Entrenamiento funcional y yoga”. La primera sede está en Mansilla y Agúero y cobra $790 por mes, no hace falta el pago anual. La segunda abre el 27 de agosto en Abasto, contará con 2.000 metros cuadrados y en la preventa cuesta $690 y luego costará $790. El plan de inversión de Fernando Storchi de u$s6 millones e incluye cinco sedes más antes de fin de año en Abasto, Caballito, microcentro, Flores y Almagro.