La industria de alimentos de Estados Unidos anunció u$s42.000 millones en acuerdos este año, pero esto podría ser solo una muestra de la próxima ola de consolidaciones que tendrá lugar en 2018.

Empresas como Kraft Heinz o Conagra se consideran posibles adquisidores el próximo año en un momento en el que los gigantes de la alimentación tienen dificultades para generar crecimiento. Se enfrentan a una serie de desafíos: cambios en los gustos de alimentación, un resurgimiento de Wal-Mart manteniendo una posición fuerte frente a los proveedores y la expansión de Amazon al negocio de comestibles.

La última ronda de especulaciones sobre posibles acuerdos fue provocada por dos adquisiciones de la industria alimentaria anunciadas el lunes. Campbell Soup acordó adquirir Snyders-Lance, un fabricante de papas fritas y pretzels, en tanto Hershey comprará Amplify Snack Brands, conocido principalmente por los pochoclos de maíz SkinnyPop.

Con esas dos transacciones, el valor total de los acuerdos en la industria alimentaria anunciados en los Estados Unidos este año aumentó en un 54% con respecto a los u$s27.100 millones de 2016.

Las adquisiciones se ven cada vez más como una forma para que las compañías de alimentos clásicas aprovechen las nuevas tendencias de consumo, como por ejemplo, consumir más alimentos frescos. La industria necesita algo. En los últimos tres años, las diez principales empresas de alimentos envasados de EE.UU. han visto cómo se evaporaban unos u$s17.000 millones en ventas.

"Mi previsión es que esto continuará el próximo año", dijo Ken Shea, analista de Bloomberg Intelligence. "Es un tira y afloja y los minoristas han tomado la delantera recientemente: una forma de recuperar esa ventaja es consolidar".

¿Cuál será el siguiente acuerdo? Varias ofertas posibles siguen apareciendo en entrevistas con observadores de la industria y en los informes de Wall Street.

Más de dos años después de la exitosa fusión que creó la compañía, se espera que Kraft Heinz vuelva a la palestra luego de que su oferta de u$s143.000 millones por Unilever fuera rechazada a principios de este año.

Mondelez, Campbell, General Mills y Kellogg han sido mencionados con frecuencia como posibles objetivos. Kraft Heinz también podría ir más allá de la industria alimentaria e interesarse por una empresa como Colgate, con una cartera de marcas para el hogar y una gran presencia fuera de América del Norte.

Por otra parte, ente la presión de los activistas, Nestlé está tratando de vender su negocio de dulces en EE.UU., ya que su nuevo máximo ejecutivo quiere que la compañía se enfoque en el negocio de cuidado de la salud y el café, de más rápido crecimiento.

Nestlé, a su vez, ha sido mencionado como un posible adquisidor de Hain Celestial Group, un fabricante de té, papas fritas y productos de belleza que durante mucho tiempo se ha considerado un objetivo.