Los costos de producción vitivinícola aumentaron 14% en el último año. Así lo consignó la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (ACOVI) en su último informe de Costos de Producción y Punto de equilibrio.

"El costo de producir una hectárea de uva tinta para vinificar alcanzó los $88.064 en diciembre 2017 (con amortizaciones e impuestos), mientras que enero la misma produjo un costo de 76.991 pesos, incrementándose los mismos un 14,4% durante el año", indicó el reporte.

En el caso del vino blanco, sostuvo que "producir una hectárea de uva para vinificar costó alrededor de 94.200 pesos (con amortizaciones e impuestos) versus 82.500 pesos en enero, con un incremento anual de 14,1%".

Además, ACOVI señaló que en diciembre de 2017 el productor de vino tinto operó "con pérdida, a pesar de que su situación mejoró en tanto que el resultado negativo se redujo en 23,4%", debido al aumento "de los ingresos en mayor proporción que el incremento de los costos, por la recuperación del precio del vino".

Producir una hectárea de uva para vino blanco es más caro: llega a los 94.200 pesos

"En consecuencia, para lograr el punto de equilibrio, el precio y el rendimiento de la tierra deberían ser mayores a los valores actuales: 11,48 pesos y 150 quintales", afirmó.

Al respecto, el análisis expresó que para cubrir costos en el escenario base resulta necesario "incrementar el rendimiento por hectárea o aumentar el precio del litro de vino en 2,25%".

En cuanto al escenario con uso de pozo, dijo que se necesitará "mejorar el rendimiento de la tierra o elevar el precio del vino en 5,7%".

Evaluó que con granizo habrá que "incrementar el rendimiento por hectárea en 2,25% o aumentar el precio del vino en 13,61 por ciento".

En tanto, el vino blanco registró operaciones con pérdida y ACOVI remarcó que su productor "está en una situación peor que el productor de vino tinto".

"Esto se debe a que el ingreso para el caso del vino tinto es mayor en 18,48% respecto del vino blanco, y los costos son menores en 6,54%", añadió.