Los costos del autotransporte de cargas se incrementaron un 5,48% en noviembre y llevan un 57,78% en el acumulado del año, de acuerdo con un informe de la cámara Fadeeac. Fuertes caídas en los volúmenes transportados, incertidumbre económica y cambiaria, alza de las tasas de interés y recesión conforman el marco en el que se produce este preocupante aumento, consigna el informe al que accedió este medio. En doce meses, se registró un incremento anual acumulado de 62,41%.

En estos términos, 2018 será el año de mayor variación de costos luego de 2002, teniendo en cuenta que ya se supera por amplio margen -casi veinte puntos- el resultado de 2014 (38,4%). El aumento de noviembre se da tras la suba en octubre del orden del 3% en los combustibles y tras el incremento récord de casi un 13% en septiembre.

El incremento del Indice Fadeeac en noviembre vuelve a explicarse a partir de variaciones en la mayor parte de los insumos componentes del sector, si bien sobresalen el nuevo ajuste del Combustible y Personal, con la entrada en vigencia de la segunda cuota del CCT 40/89 y el pago de la asignación no remunerativa (Decreto PEN 1043/18).

En primer término, el nuevo incremento del gasoil en torno al 3%, a pesar de la caída de los precios internacionales del petróleo, vuelve a presionar sobre los costos del transporte de cargas. La magnitud del alza del combustible, que alcanza el 72% en el año, impacta cada vez más en la estructura del sector y lleva al límite la ecuación económico-financiera de las empresas.