En un contexto de un déficit comercial general, las automotrices aumentaron la importación no sólo vehículos sino también de autopartes, con lo cual la balanza comercial en piezas y componentes cerró 2017 con un déficit de alrededor de 6.800 millones de dólares, un aumento del 17% respecto al rojo del año previo.

Así lo informaron a BAE Negocios fuentes de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), dando cuenta que "el dato es la magnitud en la que subieron las importaciones de autopartes, con una producción de vehículos casi igual a 2016".

De este modo, queda explícito un fenómeno comercial que atravesó todo el 2017. Las automotrices decidieron reemplazar el uso de autopartes argentinas por importadas, especialmente desde Brasil, por su menor costo, y perjudicando la situación laboral de pymes nacionales.

"Si hiciéramos una estimación anual en 1.640 millones de dólares, las exportaciones de 2017 habrían superado en un 9% a las del año anterior. Por su parte, las importaciones para 11 meses de 2017 fueron de 7.768 millones de dólares, pudiendo alcanzar los 8.400 millones en los 12 meses del año, incrementándose alrededor del 16 por ciento", detallaron desde AFAC, en un clima de incertidumbre respecto a este año.

Empleo, con leve caída

El nivel de empleo autopartista cerrará a niveles semejantes o con una muy leve caída con respecto a 2016, con 55.000 puestos de trabajo. Los proveedores de Mercado Original (de las terminales) tuvieron un leve aumento de la demanda, dado que la producción de vehículos creció 2% en 2017, pero con expectativas de crecimiento en 2018 del orden del 7,5 por ciento.

Las exportaciones de autopartes repuntaron un 9%, "ayudadas por la suba de reintegros a las exportaciones y cierto repunte en demanda brasileña. Sin embargo, los reintegros aún deben ser readecuados ya que se siguen exportando impuestos con cada envío de autopartes al exterior", indicaron desde la entidad.

El mercado de reposición en la Argentina mostró un panorama muy distinto y ha tenido un año complicado con una situación también "muy heterogénea" en donde "hubo algunos sectores que enfrentaron una suba importante de las importaciones", como es el caso de las baterías, cables de comando, pastillas de frenos, equipos de aire para buses, neumáticos, entre otros rubros.

El ingreso de partes desde el exterior también golpeó a los fabricantes de correas y tensores, y de filtros.