El empresario Manuel Antelo, ex dueño de Renault Argentina, acaba de inaugurar en Uruguay el primer local de la cadena francesa de tiendas deportivas Decathlon.

El espacio comercial de 1.600 metros cuadrados con más de 2.300 artículos de más de 65 deportes, le dará empleo a cuarenta personas en forma directa y demandó una inversión de 3,5 millones de dólares.

El empresario conoció a Decathlon cuando vivía en España y decidió llevarla a Uruguay porque creyó que ese mercado no tenía una propuesta de ese estilo.

Asegura que abrirá el segundo local de Decathlon a fin de 2022 y planea continuar con su expansión por la capital uruguaya y el interior del país. Incluso llegar a otros países como Brasil, Colombia y México dentro de un programa de inversiones por 18 millones de dólares.

Pero más allá de los planes que tiene para la cadena deportiva, que tuvo un breve paso por Argentina en 2000, Antelo no se conforma y asegura que tiene otros negocos en vista en el país vecino. Sin ir más lejos, dentro del complejo de Car One que tiene en Canelones, en donde ya debutó Decathlon, en las próximas dos semanas, empezarán a funcionar nuevos locales comerciales y gastronómicos que darán empleo a unas 500 personas.

Antelo se radicó en Uruguay en 2013. Desde su llegada a la otra orilla, el rosarino de 67 años no sólo compró al grupo Santa Rosa, red de concesionarios de Renault-Nissan; Nordex -una empresa que ensambla autos de las marcas Ford y Kia y ofrece servicios de postventa- sino que a fines del año pasado también desembarcó con su creación: Car One.

Pero dice que irá por más. "Les aseguro que voy a seguir invirtiendo en Uruguay", remarcó a los invitados a la inauguración, entre los que se encontraba el fundador de Mercado Libre, Marcos Galperin, informó el diario El País.

Faro

 

Antelo aseguró que la llegada de la marca francesa es un "faro" porque pone a " Uruguay en el radar de las grandes empresas". "Esto abre las puertas para que otras compañías grandes vengan. Nuestra responsabilidad es lograr traer otras marcas", apuntó.

"Para eso tenemos que vender Uruguay en el exterior y eso no me cuesta nada", dijo Antelo, y subrayó las fortalezas de Uruguay como destino para hacer negocios como la estabilidad económica y sus valores institucionales. "Pienso que esto no puede fallar, creo que será un éxito de punta a punta", cerró.