El grupo inversor OP Investments, que busca la autorización judicial para comprar Oil Combustibles y el resto de los activos del Grupo Indalo, aseguró que la petrolera rusa Lukoil será su socio estratégico y que está dispuesta a aportar u$s300 millones para la expansión del negocio de la empresa.

Así lo plantearon representantes de Oil Combustibles (OCSA) en una reunión que mantuvieron con el juez a cargo del concurso preventivo, Héctor Vitale, a quien presentaron el Plan Estratégico de la compañía, que permitirá “relanzar y hacer crecer a OCSA y demás compañías del Grupo Empresario”, según aseguró el atribulado conglomerado en un comunicado.

Este plan elaborado por la nueva dirección de Oil -la cadena de estaciones de servicio perteneciente al Grupo Indalo del empresario Cristóbal López- prevé la concreción de un acuerdo de asociación estratégica con la rusa Lukoil que ‘aportará fondos frescos, gerenciamiento y acceso a los mercados internacionales y, adicionalmente, la incorporación de inversores financieros’.

Las nuevas autoridades de la empresa consideraron que el ingreso inmediato -tras aprobación judicial- de u$s300 millones “serán suficientes” para la estabilización financiera de Oil, por lo que plantearon que ‘resulta necesaria y vital una rápida resolución judicial a fin de asegurar la subsistencia del grupo empresario’.

El 20 de octubre, López y su socio Fabián De Sousa vendieron en forma irrevocable su paquete accionario en el Grupo Indalo en favor del fondo inversor radicado en los Estados Unidos que ahora deberá esperar que la operación obtenga las aprobaciones administrativas y judiciales necesarias para cerrar la compra.

A pocos días de anunciada la intención de venta, la AFIP rechazó mediante un escrito presentado a la justicia “cualquier operación” que implique la inhibición de bienes que recae sobre el holding, en su calidad de denunciante y querellante por eludir el pago de $8.000 millones correspondientes al Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC).