La empresa Impsa presentó la nota formal para invitar al Estado mendocino a ser socio de la compañía. Antes, hubo acercamientos informales y el Gobierno de la provincia avanza con el plan para sumarse a esa empresa, en un hecho inédito en los últimos tiempos. Será un rescate de una empresa privada que está en crisis financiera desde el 2014 y que fue declarada estratégica.

El Gobierno quiere avanzar con la participación, aunque con tres condiciones: que Impsa se mantenga en Mendoza, tener un lugar en el directorio y tener algún control sobre la contratación de personal. Hay una cuarta condición que no depende de la Provincia y es que la Nación aporte recursos para que Mendoza participe, informó el MDZ Online.

La semana pasada, el directorio del holding mendocino de infraestructura energética celebró una Asamblea de Accionistas. Allí, los fideicomisos votaron por unanimidad a favor de la emisión de nuevas acciones para capitalizar la compañía y apostar a su desarrollo.

En la junta realizada por la plataforma Zoom se aprobó la emisión de nuevas acciones para capitalizar la compañía en un monto aproximado de 20 millones de dólares. Durante la misma, el 100% de los accionistas votaron a favor de la emisión de nuevas acciones y, a su vez, decidieron en forma unánime no ejercer su derecho de preferencia para suscribir los nuevos papeles a fin de permitir que se ofrezca la suscripción total de dichas acciones -correspondientes a una nueva Clase C- al Gobierno Nacional y al Gobierno de la Provincia de Mendoza.

Impsa dejó de ser propiedad exclusiva del grupo Pescarmona luego del derrumbe económico y financiero de la compañía, producido en gran parte por el arrastre de los problemas de la compañía generados en Brasil. Por eso quedó en manos de los acreedores, que en su mayoría son bancos con participación estatal como el Nación, el BID y el BICE.