El mayor fabricante de caramelos del mundo está buscando un socio estratégico que lo ayude a expandirse fuera de América Latina.

Arcor, el conglomerado de alimentos argentino de capital cerrado, estaría dispuesto a realizar un intercambio de acciones con un socio para tener acceso a más mercados extranjeros, especialmente en Asia. Luis Pagani, presidente y propietario mayoritario con miembros de su familia, dice que si bien las conversaciones aún no han comenzado, la propiedad familiar de Arcor podría atraer a otros fabricantes mundiales de dulces que tienen estructuras similares.

“Todos nos conocemos”, dijo Pagani a Bloomberg. “Conozco a todos los propietarios y saben la importancia de Arcor en Estados Unidos. Las oportunidades emergerán”.

Es probable que en algún momento Arcor intente vender acciones, mientras que Argentina se ha convertido en la favorita de los inversionistas en mercados emergentes que buscan aprovechar las políticas favorables a las empresas del presidente Mauricio Macri, pero Pagani dice que no siente la presión de apresurarse a hacer una oferta en este momento. Las empresas argentinas tienen u$s2.600 millones en ventas de acciones en cartera, además de los u$s15.700 millones en ventas de acciones y emisión de deuda realizadas desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015.

“Nunca haríamos una oferta pú- blica inicial de manera oportunista”, dijo Pagani. “Solo lo haríamos mirando al futuro, como una forma de expandirnos a otros mercados fuera de América Latina, muy probablemente a Asia, donde vive la mitad de la población mundial”.

Pagani dijo que Arcor, fabricante de los bombones Bon o Bon, los chocolates Aguila y las mermeladas de frutas La Campagnola, probablemente terminará este año con ingresos de u$s3.100 millones y ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización de u$s300 millones, lo que consolida su estatus como el mayor productor de alimentos de Argentina.

Arcor posee el 51% de Bagley. También tiene una alianza estratégica con la panifi cadora Bimbo en México.

La empresa buscará realizar adquisiciones en Latinoamérica, particularmente negocios de consumo, agronegocios y empaques en México y Brasil, que Pagani dijo podría pagar mediante el uso de su flujo de caja y asumiendo nuevas deudas.

En Brasil, Pagani está a la espera de una decisión del regulador antimonopolio del país que pueda obligar a Nestlé a desprenderse de algunos de sus negocios. En México, el sector de consumo es atractivo ya que el mercado está muy segmentado y los mexicanos son altos consumidores de azúcar.

Arcor se convirtió en un socio estratégico del mayor productor lácteo de Argentina, Mastellone, en 2015, y como parte del acuerdo tiene la opción de convertirse en el accionista controlador para el año 2021, o incluso antes si paga una prima a los bonistas de Mastellone.

Pagani dice que la asociación ha abierto la puerta a la exportación de productos a base de leche a África, Medio Oriente y Asia, donde los productos de la competencia provienen de Nueva Zelanda.

El precio fi nal dependerá de los niveles de ganancias de Mastellone al momento de cerrar el acuerdo. La compañía láctea registró una ganancia ajustada de u$s70 millones en 2016, y se prepara para finalizar el 2017 con una utilidad de casi u$s100 millones.

Pagani declinó dar un valor para Arcor, en la cual él y sus hermanos poseen una participación mayoritaria, citando preocupaciones por su seguridad.

Menos de un mes después de que los votantes argentinos reafirmaran su apoyo a Macri y sus políticas en las elecciones de mitad de período, Pagani dice que el camino del presidente hacia la reelección está claro en la votación de 2019. Valora los esfuerzos para mejorar la infraestructura -una mejora muy necesaria en un país donde los costos transporte son tres veces más altos que en Chiley piensa que las políticas del gobierno podrían ayudar a impulsar el crecimiento de los agronegocios. “Argentina tiene el potencial de convertirse en un importante exportador de agronegocios, pero necesita construir una marca consistente y reducir los costos de logística”, dijo.