El grupo español Codere llegó a un acuerdo con sus acreedores para evitar el concurso, luego de que en octubre del año pasado el ex CEO del grupo en Uruguay (próximo presidente de Antel), Gabriel Gurméndez, confirmara que la compañía analizaba "posibles" cambios en la estructura de sus negocios en el país.

Codere es el mayor operador de salas de bingo de la provincia de Buenos Aires, con un total de 14 salas en funcionamiento y más de 6.000 máquinas.

En 2019, la filial local tuvo ingresos por 317,2 millones de euros y un Ebitda (ganancias antes de impuestos) de 72,7 millones de euros.

Entre otros lugares tienen bingos en La Plata, San Martín, Lomas de Zamora, Ramos Mejía, San Martín, San Miguel y San Justo.

La empresa se vio impactada por la pandemia del coronavirus y con el objetivo de garantizar su solvencia a corto y medio plazo, y evitar así el concurso de acreedores, ayer convocó a su consejo de administración para analizar el acuerdo al que llegó con los tenedores de su deuda.

El pacto incluye la inyección de más de USD135 millones y más de USD168 millones aportados por un fondo de crédito y Codere "ya ha alcanzado lo que se conoce como 'term sheet' o acuerdo de intenciones por el que un fondo de cobertura va a dar una línea de crédito a doce meses para que la compañía pueda afrontar sus pagos operativos, así como el próximo cupón de sus dos emisiones de bonos", explicaron.

"Tras un periodo de gracia de un mes, la empresa pudo hacer frente a sus obligaciones al tiempo que aseguró que trabajaba en encontrar una solución para sus apuros económicos a largo plazo", señaló El Confidencial y explicó que el acuerdo de intenciones "consiste en la extensión, a cambio de un tipo de interés más alto (el actual es de 6,75% y 7,25%, respectivamente), en más de tres años del vencimiento de sus dos emisiones de bonos de 500 millones de euros y USD300 millones, las cuales expiran en noviembre de 2021.