Históricamente, Argentina siempre tuvo una gran falencia en la oferta de hoteles de ruta, un segmento que está muy bien explotado en Estados Unidos y en Europa.

Pero la nueva forma de hacer turismo que regirá a partir de la flexibilización de la cuarentena abrirá nuevas opciones a aquellos inversores que quieran apostar por este tipo de establecimientos. El nuevo escenario promete más turismo interno, mayor tráfico en las rutas argentinas, incluso, hacia destinos no tan explorados, y bolsillos más gasoleros. Un combo perfecto para quienes quieran apostar por este tipo de formato.

En ese sentido, Ramiro Alem, co-fundador y CEO de Invertur, le explicó a BAE Negocios que allí aparece una gran oportunidad. “Siempre se habló del poco desarrollo que hay en el país de los hoteles de ruta. Incluso,  YPF hizo un estudio para recuperar los antiguos alojamientos del Automóvil Club Argentino (ACA)”. Hasta antes del aislamiento, había unos cien hoteles en construcción en el país que demandarán un desembolso global de $10.000 millones.

Por otra parte, el ejecutivo confió que “también se van a revalorizar destinos que quizás no los hubiéramos elegido antes de la pandemia. Las segundas y terceras ciudades van a tomar otro protagonismo, por encima de las grandes urbes, y ahí habrá una oportunidad que los inversores podrán aprovechar, ya que son lugares que necesitarán hoteles de dos y tres estrellas. Lo mismo ocurrirá en lugares que tengan que ver con la naturaleza y con prácticas de deportes al aire libre”.

Alem indicó que el negocio hotelero es “a mediano y largo plazo” y que es un buen momento para invertir porque los activos tienen un valor bajo en dólares. Asegura que esto lo tienen bien claro  los especialistas del sector. “Recientemente hicimos un foro online, en donde participaron 450 actores de América latina. Cuando le preguntamos sobre cuáles eran las perspectivos para invertir en la industria en los próximos cuatro años, seis de cada diez dijeron que eran ´mejores o mucho mejores´”. Además de hoteles, otros negocios como los cruceros fluviales, trenes turísticos, parques temáticos, eco-alojamientos y glamping aparecen entre sus preferencias. “La demanda ya no va a pedir megahoteles de 500 habitaciones. Si el 11 de septiembre cambió la forma de viajar en cuestiones de seguridad esto va a modificar la manera de invertir. Ahora, los empresarios van a busca el triple impacto: rentabilidad, medioambiente y conciencia social.”

Con respecto a de qué forma las nuevas restricciones de ocupación impactarán sobre la rentabilidad de los hoteleros de ahora en más, el directivo aseguró que “la digitalización va a hacer que bajen los costos. Ya no va a haber tanto contacto. El check in se va a hacer en forma digital y nadie te va a llevar el equipaje. El desafío de la industria será  reinventarse rápido”.

Reactivación

El ejecutivo asegura que el turismo comenzará a reactivarse, en una primera etapa, gracias a los viajes internos. “Esto ya está pasando. Me mandó un mensaje el intendente de Tolhuin, una pequeña localidad de Tierra del Fuego, para contarme que los hoteles de allí ya tienen una alta ocupación. Algo parecido pasa en otros lugares del interior en donde hay muy pocos contagios y todo se está normalizando”.

Antes de la pandemia, llegaban 10 millones de turistas por año a la Ciudad de Buenos Aires. De ese total, unos 8 millones eran argentinos y el resto extranjeros. “Ese panorama, con turistas del exterior trayendo divisas, va a tardar dos años en restablecerse. Ahora, hay que pensar en seducir a  esos 9 millones de argentinos que hasta el año pasado iban al exterior, más una parte de los 10,6 millones de brasileños que ahora van a viajar sólo por la región. Soy optimista y creo que esto es clave para la recuperación. Ni bien retorne la confianza y la demanda, el turismo volverá  a crecer”, dice el directivo.

Más allá del optimismo, Alem sabe que puede haber algunas piedras en el camino. “Es cierto que la oferta aérea va a ser menor. Somos el octavo país del mundo en extensión y necesitamos del impulso de la conectividad, porque tenemos 5.000 kilómetros de norte a sur y 1.700 de este a oeste”.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Proyectan una suba de hasta 38% en las ventas de autos del 2021

El nuevo Versa se produce en la fábrica de México

Tras varios meses de pausa, el fideicomiso al costo comienza a despabilar al sector inmobiliario

Tras varios meses de pausa, el fideicomiso al costo comienza a despabilar al sector inmobiliario

El aeropuerto de Ezeiza apura los trabajos para la vuelta de los vuelos

La espera de los pasajeros para el embarque será en el exterior y con distancia

Comienza a engrosarse la lista de empresas chilenas que replantean su negocio en el país

Más empresas chilenas se replantean su negocio en el país

La cerveza Corona empezó a fabricarse en Argentina

La cerveza Corona empezó a fabricarse en Argentina

Una histórica empresa de motos comienza a fabricar en Argentina

Una histórica empresa de motos comienza a fabricar en Argentina

El Gobierno condiciona el regreso de los vuelos para el 1° de octubre

El Gobierno condiciona el regreso de los vuelos

Empresa argentina compra una central térmica en Brasil

Empresa argentina compra una central térmica en Brasil

Las vacaciones de los 80 kilómetros: el escenario que viene en el verano de la pandemia

Las vacaciones de los 80 kilómetros: el escenario que viene en el verano de la pandemia

Aéreas de capitales nacionales se unen para enfrentar la tormenta

Aéreas de capitales nacionales se unen para enfrentar la tormenta