El fin de semana largo de Carnaval, que se inicia mañana y culmina el próximo martes, trajo un gran noticia para los hoteleros. Tanto en la costa atlántica como en Córdoba casi no hay alojamientos y en otros puntos turísticos del país la ocupación que se proyecta también es muy importante.

Según datos de la Asociación de Empresarios Hoteleros Gastronómicos (AEHG) de Mar del Plata sobre una muestra de hoteles socios, para el próximo fin de semana se espera una ocupación cercana al 92%, que puede llegar a incrementarse. Fuentes de la entidad aseguran que para el mismo fin de semana del 2017, la ocupación había promediado el 65 por ciento.

En el caso de algunos alojamientos, las reservas han crecido más de un 30% con respecto al mismo período del año pasado.

Durante el fin de semana del Carnaval del 2017 la casi 2 millones de turistas que recorrieron el país gastaron más de $4.400 millones y se espera que esa cifra crezca este año un 20 por ciento.

Lo cierto es que las estadísticas son más que alentadoras. Muchos, incluso, adelantaron que podrían llegar más visitantes que durante el tercer fin de semana de enero, históricamente el más convocante por la oferta establecida, como por ejemplo el clásico Boca-River.

Las reservas han crecido más de un 30% con respecto al mismo período del año pasado

Durante el primer fin de semana de febrero, la ocupación promedió el 72%, mientras que el segundo subió al 74% por ciento.

Balance de enero

La temporada veraniega de 2018 viene mejor que la del año pasado en la mayor parte del país, según datos recabados por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA). Con picos entre la segunda y tercera semana de enero, el promedio de ocupación para el primer mes del año se ubicó por encima del 70% por ciento.

En la Patagonia, se destacó Villa La Angostura, cuya ocupación de enero trepó al 90 por ciento. Y aquellos destinos patagónicos que ofrecen playa, como Puerto Madryn y Las Grutas, tuvieron más del 70% de ocupación entre la segunda y tercera semana de enero.

En tanto, en consonancia con la tendencia de "escapadas", las estadías fueron "en promedio de 3 a 4 noches" prolongándose en los establecimientos de mayor categoría, dónde pueden estirarse hasta una semana.