La industria de pinturas para autos suma inversiones por u$s20 millones que permitirán sustituir importaciones y aumentar la capacidad de un sector que cerrará el 2017 con un crecimiento de 3%, que medido en volumen alcanzará los u$s51,5 millones.

Muchos productos que venían desde afuera ahora se están fabricando en el país

“Comenzamos a producir este año en Argentina. Apostamos al país con u$s18 millones invertidos en la localidad bonaerense de Escobar, para comenzar a fabricar localmente lo que antes importá- bamos”, precisó a Télam Andrés Murphy, el gerente del área de Transporte de la compañía estadounidense Axalta, que tiene una participación de 20% en el mercado argentino de pinturas.

Explicó que “este año se producirán 2 millones de litros de los distintos productos que utiliza la compañía, como solventes de limpieza, diluyentes de pinturas y barnices”, y destacó que “el año próximo esa cifra será de 4 millones de litros”.

“El mercado está apuntando a que habrá un crecimiento mayor el año que viene. Este año se sintió un incremento en la actividad a partir de mayo”, aseguró Murphy.

Por su parte, Marcos Fernandes, director para el sector de Pinturas Automotrices de América del Sur de la firma alemana BASF, subrayó que “en Argentina los números mejoraron”, y aseguró que “hay una recuperación” de la actividad.

“La expectativa del mercado para este año es de un crecimiento de 3%. En nuestro caso será de 6%”, indicó el ejecutivo, quien precisó que “BASF ocupa en Argentina un 60% de participación de mercado”. El mercado total de pinturas movilizó u$s108 millones en Argentina en 2016, de los cuales casi la mitad, correspondieron al segmento automotor.

Otra firma estadounidense con operaciones en Argentina es PPG, que, con una participación de mercado de 10%, a principios de agosto abrió su Centro de Entrenamiento de Repintado Automotor en Pilar, con una inversión de u$s4 millones.

El local, equipado con tecnología de punta, está preparado para capacitar más de 300 profesionales por año, no sólo de Argentina sino también de Paraguay y Uruguay, que hasta ahora lo hacían en Brasil.