Argentina cerrará el año con 6.000 empleos sin cubrir en diferentes áreas de la industria de software y servicios informáticos, en las que la demanda de recursos humanos supera a la oferta, estimaron fuentes del sector, que precisaron hubo una creación de otros 6.000 puestos laborales en 2017.

La Cámara de la Industria Argentina de Software (Cessi), presenta anualmente los resultados del sector y el último informe, de 2016, había reportado la creación de 2.800 nuevos empleos y la demanda insatisfecha de puestos de trabajo fue de 5.000 casos.

Blas Briceño, integrante de Cessi, remarcó que la demanda insatisfecha de recursos humanos en Argentina es "muy fuerte en las especializaciones de inteligencia artificial o big data, que es para lo cual hay menos profesionales capacitados".

No obstante, el además director de la empresa especializada en software de gestión Finnegas, destacó que "también hay mucha demanda de programadores junior, tanto en la gama media como en la baja".

El ejecutivo evaluó que la mayoría de las empresas de ese rubro están beneficiadas por la ley de software, que entre sus requisitos establece la obligatoriedad de tener su planta de empleados en relación de dependencia.

La ley de promoción de software, que vence en 2019, también obliga a las empresas a mantener una inversión constante, a cambio de tener un horizonte fiscal estable.

En esa línea, el subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción, Carlos Pallotti, había asegurado públicamente que "la reforma fiscal tiene mucho de la ley de software porque se bajan cargas fiscales con creación de empleo".

Respecto del sector de software y servicios informáticos, Briceño agregó que la actividad mantuvo su porcentaje de crecimiento y que, en el caso de su empresa, "aun con un entorno recesivo, las empresas no se puede escapar a la incorporación de tecnología".